Ir al contenido principal

Perlas de selectividad

Me indica mi compañero Lope Calleja que la cosecha de “perlas” correspondiente a los exámenes de selectividad en Oviedo, convocatoria de junio, ha sido bastante escasa. De todos modos algo ha habido. Estos son algunos ejemplos, literales, extraídos de los exámenes de la asignatura Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente.

Causas de la deforestación:
. por emplear esos lugares para la plantacion de la coca, droga que se utiliza en el mercado negro
. el afan de riqueza, la voracidad y la pobreza.
. el sobrepastoreo, la pesca…
. para hacer túneles

- La energía divaga entre los distintos niveles tróficos.

- La ganadería es un proceso en el cual se obtiene mucha materia organica,... también conlleva efectos paisajisticos al estar los animales sueltos en el monte.

- el petróleo, que lo tienen los países no amistosos…

- Devido a la masa de animales la tierra adquiere una situación de anaerobia por pisamiento.

- La energía eolica se utilizó tiempo atrás para los molinos de agua.

- Los bosques dan lugar a folios, hojas (papeles),…y además contribuyen al efecto invernadero.

- los residuos solidos urbanos son todo tipo de residuos solidos (a veces liquidos)

Comentarios

  1. Anónimo3/7/08 0:42

    Genial. Merecen aprobar por la indigencia, el candor, la desfachatez... Todas esas cosas que dan pena pero hacen sonreir.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Desde luego algunos tienen futuro en el Club de la Comedia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/7/08 10:52

    estan como oveyas!!!!!!!!!

    Soy el rémora, pero no se porque no me deja poner el comentario con la cuenta de blogspot.

    Saludos Santiago

    ResponderEliminar
  4. Digno de la antología de poesía modernista es esta perla:
    "La energía divaga entre los distintos niveles tróficos".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…