Ir al contenido principal

Fenton

Frank Fenton fue uno de los guionistas más prolíficos de Hollywood. Conocía muy bien las interioridades y miserias de la industria del cine. En noviembre de 1938 publicó en la revista The American Mercury un acerbo artículo titulado "The Hollywood Literary Life". En él decía, entre otras cosas, que úlceras, ingratitud, frustación y bancarrota eran de las pocas cosas que un escritor de serie B, como él, podía esperar en la meca del cine. En aquella época Fenton era amigo y compañero de correrías de John Fante, y juntos escribieron algunos guiones con resultados más bien decepcionantes. El personaje del escritor Frank Edgington, en Sueños de Bunker Hill de Fante, está inspirado en Fenton.
Entre los guiones que escribió Fenton está el de Fort Bravo (Escape from Fort Bravo, 1953), intrepretada por William Holden. En la película interviene también el gran actor secundario William Demarest, uno de los los actores fetiche de Preston Sturges. En un momento determinado de la película Demarest tiene una línea memorable: Dice: "Hay un límite para todo, excepto para la estupidez".

Comentarios

  1. Anónimo6/7/08 1:25

    Me gustaría escribir algo -un artículo o lo que sea- citando sólo escenas o diálogos de películas que me han gustado. Hace poco, Tom Waits se autoentrevistaba en un dominical nacional y una de las preguntas que se hacía, por el gusto de contestarla, era precisamente esa: ¿Qué escena o diálogo de película recuerda?
    Yo podría citar cien mil, claro, como todos. Pero dejaré sólo una frase memorable. Es de "Callejón sin salida", de William Wyler, y la dice el gangster compañero de Humphrey Bogart (también gangster). Es de una sencillez y una obviedad..., pero a la vez muy dicente: "Cada cual debe hacer lo que cree que le gusta".
    Naturalmente, el meollo está en ese "lo que cree".
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Pues no es mala idea, José Luis, esa de escribir un artículo, relato o lo que sea con diálogos de películas. Te animo a hacerlo. Si quieres puedo ayudarte proporcionándote algunas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/7/08 22:26

    Pon algunas en tu blog y yo haré lo mismo en el mío. Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, irán saliendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…