Ir al contenido principal

Fenton

Frank Fenton fue uno de los guionistas más prolíficos de Hollywood. Conocía muy bien las interioridades y miserias de la industria del cine. En noviembre de 1938 publicó en la revista The American Mercury un acerbo artículo titulado "The Hollywood Literary Life". En él decía, entre otras cosas, que úlceras, ingratitud, frustación y bancarrota eran de las pocas cosas que un escritor de serie B, como él, podía esperar en la meca del cine. En aquella época Fenton era amigo y compañero de correrías de John Fante, y juntos escribieron algunos guiones con resultados más bien decepcionantes. El personaje del escritor Frank Edgington, en Sueños de Bunker Hill de Fante, está inspirado en Fenton.
Entre los guiones que escribió Fenton está el de Fort Bravo (Escape from Fort Bravo, 1953), intrepretada por William Holden. En la película interviene también el gran actor secundario William Demarest, uno de los los actores fetiche de Preston Sturges. En un momento determinado de la película Demarest tiene una línea memorable: Dice: "Hay un límite para todo, excepto para la estupidez".

Comentarios

  1. Anónimo6/7/08 1:25

    Me gustaría escribir algo -un artículo o lo que sea- citando sólo escenas o diálogos de películas que me han gustado. Hace poco, Tom Waits se autoentrevistaba en un dominical nacional y una de las preguntas que se hacía, por el gusto de contestarla, era precisamente esa: ¿Qué escena o diálogo de película recuerda?
    Yo podría citar cien mil, claro, como todos. Pero dejaré sólo una frase memorable. Es de "Callejón sin salida", de William Wyler, y la dice el gangster compañero de Humphrey Bogart (también gangster). Es de una sencillez y una obviedad..., pero a la vez muy dicente: "Cada cual debe hacer lo que cree que le gusta".
    Naturalmente, el meollo está en ese "lo que cree".
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Pues no es mala idea, José Luis, esa de escribir un artículo, relato o lo que sea con diálogos de películas. Te animo a hacerlo. Si quieres puedo ayudarte proporcionándote algunas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/7/08 22:26

    Pon algunas en tu blog y yo haré lo mismo en el mío. Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, irán saliendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…