Ir al contenido principal

Colomé

Me entero por la prensa de que ha muerto Delfín Colomé y Pujol, embajador de España en Corea del Sur. Tuve la suerte de conocerle, casualmente, durante mi estancia en Manila en noviembre de 1998, cuando era él embajador de España en Filipinas. Yo había ido al antiguo convento de san Agustín, en Intramuros, y el P. Policarpo Díaz, historiador, me estaba guiando en la visita. Me había enseñando la biblioteca y algunas de sus joyas, como la famosa Flora de Filipinas. Según el sistema sexual de Linneo (Manila, 1837), de Fr. Manuel Blanco, O.S.A, con sus magníficos grabados de plantas autóctonas, y también el jardín botánico que fundara el P. Blanco para sus estudios en el huerto del convento. Luego entramos en la iglesia y allí estaba el embajador Colomé acompañado del P. Pedro Galende, experto en arquitectura colonial filipina. Nos presentaron y estuvimos unos pocos minutos hablando, los suficientes para darme cuenta de que era un hombre afable, de gran cultura, curiosidad y sentido del humor. Me pareció un diplomático intelectual, en la línea, por ejemplo, de Pedro Ortiz Armengol, el ex embajador en Filipinas estudioso de Pérez Galdós. Colomé era también compositor, pianista, director de orquesta, comentarista de música y danza y escritor. Después de un par de años, el asturiano Félix Blanco, a la sazón jefe de estudios de Instituto Cervantes de Manila, y exquisito poeta, tuvo la amabilidad de hacerme llegar un ejemplar del libro La caución más fuerte (Manila, 2000), de Delfín Colomé. Se trata de un magnífico ensayo que pretende dar a conocer la ignorada literatura en castellano hecha en Filipinas. Un libro que nos descubre a un número de estimables autores filipinos, con José Rizal a la cabeza, que escribieron, y muy bien por cierto, en la lengua de Cervantes. Una muestra más de su amor por la antigua colonia asiática y el interés por la huella dejada por los españoles.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.