Ir al contenido principal

Bestiario

MIGRAÑAS. Pueblo de mujeres de las islas Caterias que no necesitaban a los hombres para reproducción. Eran fecundadas por las bandadas de patos que en primavera sobrevolaban dejando caer su esperma sobre ellas, que se echaban desnudas sobre la arena de las playas. Estas mujeres, sin duda monstruos, sólo tenían un diente, que se prestaban unas o a otras.

BÚHO. Ave de mal agüero. Mensajero de la muerte. Según Plinio presagia la esterilidad, su huevo comido en tortilla cura la borrachera (…) Si se pone su corazón y su pie derecho sobre una persona dormida, dirá al momento cuanto ha hecho.

CASTOR. Es antigua y muy común la opinión de que el castor se arranca los testículos para huir de la persecución de los cazadores.

TEPAS. Son las serpientes de primavera (…) En Gandía ponen cenizas de romero y en Carcagente ponen a orinar a las preñadas en la puerta de la iglesia. Es en la saliva y la untuosidad de vientre donde las tepas transportan su gafedad y su paquidermia.

Estas son solo unas pocas entradas de las muchas que contiene El Bestiario de Ferrer Lerín (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2007), uno de los libros más inclasificables, sugerentes y maravillosos que se han publicado en los últimos meses. Este bestiario nació como una derivación del proyecto de tesis doctoral sobre los ornitónimos del Diccionario de Autoridades, que su autor comenzó a preparar en los años setenta. Francisco Ferrer Lerín, escritor atípico dueño de una erudición y una capacidad de inventiva en la línea de Cunqueiro y Perucho, nos ofrece un muy personal repertorio de animales y monstruos, apoyado tanto en fuentes clásicas y conocidas como en otras menos transitadas y más oscuras. Por el libro desfilan insectos, reptiles, aves, mamíferos, cuadrúpedos, solípedos... a cual más sorprendente y extraordinario. Hay animales reales que parecen fantásticos y seres fantásticos que parecen reales. Aquí la ficción se mezcla con la realidad y lo usual alterna con lo fabuloso. El resultado final es una insólita silva de varia lección y saberes extraños.

Comentarios

  1. Tiene buena pinta, el libro y el personaje. Habrá que seguirle la pista...
    Gracias por la información.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Si se quiere leer algo que se salgo de lo manido y corriente este libro es una buena oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…