Ir al contenido principal

Bestiario

MIGRAÑAS. Pueblo de mujeres de las islas Caterias que no necesitaban a los hombres para reproducción. Eran fecundadas por las bandadas de patos que en primavera sobrevolaban dejando caer su esperma sobre ellas, que se echaban desnudas sobre la arena de las playas. Estas mujeres, sin duda monstruos, sólo tenían un diente, que se prestaban unas o a otras.

BÚHO. Ave de mal agüero. Mensajero de la muerte. Según Plinio presagia la esterilidad, su huevo comido en tortilla cura la borrachera (…) Si se pone su corazón y su pie derecho sobre una persona dormida, dirá al momento cuanto ha hecho.

CASTOR. Es antigua y muy común la opinión de que el castor se arranca los testículos para huir de la persecución de los cazadores.

TEPAS. Son las serpientes de primavera (…) En Gandía ponen cenizas de romero y en Carcagente ponen a orinar a las preñadas en la puerta de la iglesia. Es en la saliva y la untuosidad de vientre donde las tepas transportan su gafedad y su paquidermia.

Estas son solo unas pocas entradas de las muchas que contiene El Bestiario de Ferrer Lerín (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2007), uno de los libros más inclasificables, sugerentes y maravillosos que se han publicado en los últimos meses. Este bestiario nació como una derivación del proyecto de tesis doctoral sobre los ornitónimos del Diccionario de Autoridades, que su autor comenzó a preparar en los años setenta. Francisco Ferrer Lerín, escritor atípico dueño de una erudición y una capacidad de inventiva en la línea de Cunqueiro y Perucho, nos ofrece un muy personal repertorio de animales y monstruos, apoyado tanto en fuentes clásicas y conocidas como en otras menos transitadas y más oscuras. Por el libro desfilan insectos, reptiles, aves, mamíferos, cuadrúpedos, solípedos... a cual más sorprendente y extraordinario. Hay animales reales que parecen fantásticos y seres fantásticos que parecen reales. Aquí la ficción se mezcla con la realidad y lo usual alterna con lo fabuloso. El resultado final es una insólita silva de varia lección y saberes extraños.

Comentarios

  1. Tiene buena pinta, el libro y el personaje. Habrá que seguirle la pista...
    Gracias por la información.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Si se quiere leer algo que se salgo de lo manido y corriente este libro es una buena oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…