Ir al contenido principal

Bestiario

MIGRAÑAS. Pueblo de mujeres de las islas Caterias que no necesitaban a los hombres para reproducción. Eran fecundadas por las bandadas de patos que en primavera sobrevolaban dejando caer su esperma sobre ellas, que se echaban desnudas sobre la arena de las playas. Estas mujeres, sin duda monstruos, sólo tenían un diente, que se prestaban unas o a otras.

BÚHO. Ave de mal agüero. Mensajero de la muerte. Según Plinio presagia la esterilidad, su huevo comido en tortilla cura la borrachera (…) Si se pone su corazón y su pie derecho sobre una persona dormida, dirá al momento cuanto ha hecho.

CASTOR. Es antigua y muy común la opinión de que el castor se arranca los testículos para huir de la persecución de los cazadores.

TEPAS. Son las serpientes de primavera (…) En Gandía ponen cenizas de romero y en Carcagente ponen a orinar a las preñadas en la puerta de la iglesia. Es en la saliva y la untuosidad de vientre donde las tepas transportan su gafedad y su paquidermia.

Estas son solo unas pocas entradas de las muchas que contiene El Bestiario de Ferrer Lerín (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2007), uno de los libros más inclasificables, sugerentes y maravillosos que se han publicado en los últimos meses. Este bestiario nació como una derivación del proyecto de tesis doctoral sobre los ornitónimos del Diccionario de Autoridades, que su autor comenzó a preparar en los años setenta. Francisco Ferrer Lerín, escritor atípico dueño de una erudición y una capacidad de inventiva en la línea de Cunqueiro y Perucho, nos ofrece un muy personal repertorio de animales y monstruos, apoyado tanto en fuentes clásicas y conocidas como en otras menos transitadas y más oscuras. Por el libro desfilan insectos, reptiles, aves, mamíferos, cuadrúpedos, solípedos... a cual más sorprendente y extraordinario. Hay animales reales que parecen fantásticos y seres fantásticos que parecen reales. Aquí la ficción se mezcla con la realidad y lo usual alterna con lo fabuloso. El resultado final es una insólita silva de varia lección y saberes extraños.

Comentarios

  1. Tiene buena pinta, el libro y el personaje. Habrá que seguirle la pista...
    Gracias por la información.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Si se quiere leer algo que se salgo de lo manido y corriente este libro es una buena oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…