Ir al contenido principal

Bestiario

MIGRAÑAS. Pueblo de mujeres de las islas Caterias que no necesitaban a los hombres para reproducción. Eran fecundadas por las bandadas de patos que en primavera sobrevolaban dejando caer su esperma sobre ellas, que se echaban desnudas sobre la arena de las playas. Estas mujeres, sin duda monstruos, sólo tenían un diente, que se prestaban unas o a otras.

BÚHO. Ave de mal agüero. Mensajero de la muerte. Según Plinio presagia la esterilidad, su huevo comido en tortilla cura la borrachera (…) Si se pone su corazón y su pie derecho sobre una persona dormida, dirá al momento cuanto ha hecho.

CASTOR. Es antigua y muy común la opinión de que el castor se arranca los testículos para huir de la persecución de los cazadores.

TEPAS. Son las serpientes de primavera (…) En Gandía ponen cenizas de romero y en Carcagente ponen a orinar a las preñadas en la puerta de la iglesia. Es en la saliva y la untuosidad de vientre donde las tepas transportan su gafedad y su paquidermia.

Estas son solo unas pocas entradas de las muchas que contiene El Bestiario de Ferrer Lerín (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2007), uno de los libros más inclasificables, sugerentes y maravillosos que se han publicado en los últimos meses. Este bestiario nació como una derivación del proyecto de tesis doctoral sobre los ornitónimos del Diccionario de Autoridades, que su autor comenzó a preparar en los años setenta. Francisco Ferrer Lerín, escritor atípico dueño de una erudición y una capacidad de inventiva en la línea de Cunqueiro y Perucho, nos ofrece un muy personal repertorio de animales y monstruos, apoyado tanto en fuentes clásicas y conocidas como en otras menos transitadas y más oscuras. Por el libro desfilan insectos, reptiles, aves, mamíferos, cuadrúpedos, solípedos... a cual más sorprendente y extraordinario. Hay animales reales que parecen fantásticos y seres fantásticos que parecen reales. Aquí la ficción se mezcla con la realidad y lo usual alterna con lo fabuloso. El resultado final es una insólita silva de varia lección y saberes extraños.

Comentarios

  1. Tiene buena pinta, el libro y el personaje. Habrá que seguirle la pista...
    Gracias por la información.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí. Si se quiere leer algo que se salgo de lo manido y corriente este libro es una buena oportunidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.