Ir al contenido principal

El viaje más geológico de Verne

Con motivo del Año Internacional del Planeta Tierra me propongo dedicar, bajo la etiqueta de "Geoletras", algunas entradas de este blog a glosar relaciones entre la geología y la literatura, buscando aspectos, obras y personajes que, de alguna forma, tengan que ver con ambas actividades. Para empezar, me detendré en uno de los autores que más provecho supo sacar de las ciencias geológicas para sus obras de ficción: Julio Verne.
Sin duda Viaje al centro de la Tierra no es solo una de las mejores obras del escritor francés, sino la más “geológica”. Publicada por el editor Hetzel en 1864, como segunda entrega de la serie “Viajes extraordinarios”, su argumento es un disparate desde el punto de vista científico; lo que hace que uno de los méritos de la novela radique precisamente en hacer verosímil al lector la fantasía del viaje imposible al interior de nuestro planeta. Verne era un gran aficionado a la ciencia y estaba al día de los avances científicos. Para escribir Viaje al centro de la Tierra consultó obras de geólogos, paleontólogos y mineralogistas. En el libro, el profesor Liddenbrock está familiarizado con las obras de Humphry Davy (cuya hipótesis sobre la naturaleza del centro de la Tierra es asumida por el profesor), Becquerel, Humboldt, Blumenbach y Sainte–Claire Deville. Seguramente, a la hora de documentarse, Verne debió de leer, también, a Audouin, Milne-Edwards, Beudant, Elie de Beaumont y, especialmente, La Terre avant le Deluge (1863), del divulgador Louis Figuier, cuyos detallistas grabados de Riou sobre paisajes de pasadas eras geológicas debieron de excitar la imaginación de Verne a la hora de describir las maravillas del mundo subterráneo.
En Viaje al centro de la Tierra Verne diserta sobre la geología de Islandia y cita bibliografía sobre la misma: Olafsen, Povelsen, el mapa de Olsen, la expedición de Gaimard y Robert…El viaje hacia las profundidades terrestres se estructura como un corte estratigráfico, un descenso a los "terrenos primitivos", y Verne aprovecha para hacer gala de conocimientos petrográficos. En concreto, menciona los siguientes tipos de roca: basalto, traquita, toba volcánica, piedra pómez, conglomerado, caliza, arenisca, pizarra, granito, sienita, esquisto, micasquisto, gneis, pórfido y trapp. En cuanto a especies fósiles cita: megaterio, dinoterio, mastodonte, mamut, pterychtis, ictiosario, plesiosaurio, gliptodonte, leptoterio, protopiteco, lycoperdon, pterodáctilo, anoploterio, lofodonte, mericoterio, licopodios y sigillarias. La aparición, en el capítulo 33, de impresionantes animales extintos es un claro precedente de El mundo perdido (1912) de Sir Arthur Conan Doyle y otras narraciones con monstruos antediluvianos. Mención especial merece la digresión, en el capítulo 38, sobre el “hombre fósil”, primera referencia en la ficción literaria, que yo recuerde, a restos fósiles humanos, como los hallados hacía unos veinte años en Abbeville por Jacques Boucher de Crèvecoeur de Perthes, y que en su momento suscitaron una gran polémica sobre su atribución y antigüedad.

Comentarios

  1. Aguardo más "geoletras"... debes de tener un cajón lleno de estupendas anécdotas e historias... no dejes de compartirlas... Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, espero publicar un par o tres de ellas al mes. Al menos esta es mi intención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori