Ir al contenido principal

El viaje más geológico de Verne

Con motivo del Año Internacional del Planeta Tierra me propongo dedicar, bajo la etiqueta de "Geoletras", algunas entradas de este blog a glosar relaciones entre la geología y la literatura, buscando aspectos, obras y personajes que, de alguna forma, tengan que ver con ambas actividades. Para empezar, me detendré en uno de los autores que más provecho supo sacar de las ciencias geológicas para sus obras de ficción: Julio Verne.
Sin duda Viaje al centro de la Tierra no es solo una de las mejores obras del escritor francés, sino la más “geológica”. Publicada por el editor Hetzel en 1864, como segunda entrega de la serie “Viajes extraordinarios”, su argumento es un disparate desde el punto de vista científico; lo que hace que uno de los méritos de la novela radique precisamente en hacer verosímil al lector la fantasía del viaje imposible al interior de nuestro planeta. Verne era un gran aficionado a la ciencia y estaba al día de los avances científicos. Para escribir Viaje al centro de la Tierra consultó obras de geólogos, paleontólogos y mineralogistas. En el libro, el profesor Liddenbrock está familiarizado con las obras de Humphry Davy (cuya hipótesis sobre la naturaleza del centro de la Tierra es asumida por el profesor), Becquerel, Humboldt, Blumenbach y Sainte–Claire Deville. Seguramente, a la hora de documentarse, Verne debió de leer, también, a Audouin, Milne-Edwards, Beudant, Elie de Beaumont y, especialmente, La Terre avant le Deluge (1863), del divulgador Louis Figuier, cuyos detallistas grabados de Riou sobre paisajes de pasadas eras geológicas debieron de excitar la imaginación de Verne a la hora de describir las maravillas del mundo subterráneo.
En Viaje al centro de la Tierra Verne diserta sobre la geología de Islandia y cita bibliografía sobre la misma: Olafsen, Povelsen, el mapa de Olsen, la expedición de Gaimard y Robert…El viaje hacia las profundidades terrestres se estructura como un corte estratigráfico, un descenso a los "terrenos primitivos", y Verne aprovecha para hacer gala de conocimientos petrográficos. En concreto, menciona los siguientes tipos de roca: basalto, traquita, toba volcánica, piedra pómez, conglomerado, caliza, arenisca, pizarra, granito, sienita, esquisto, micasquisto, gneis, pórfido y trapp. En cuanto a especies fósiles cita: megaterio, dinoterio, mastodonte, mamut, pterychtis, ictiosario, plesiosaurio, gliptodonte, leptoterio, protopiteco, lycoperdon, pterodáctilo, anoploterio, lofodonte, mericoterio, licopodios y sigillarias. La aparición, en el capítulo 33, de impresionantes animales extintos es un claro precedente de El mundo perdido (1912) de Sir Arthur Conan Doyle y otras narraciones con monstruos antediluvianos. Mención especial merece la digresión, en el capítulo 38, sobre el “hombre fósil”, primera referencia en la ficción literaria, que yo recuerde, a restos fósiles humanos, como los hallados hacía unos veinte años en Abbeville por Jacques Boucher de Crèvecoeur de Perthes, y que en su momento suscitaron una gran polémica sobre su atribución y antigüedad.

Comentarios

  1. Aguardo más "geoletras"... debes de tener un cajón lleno de estupendas anécdotas e historias... no dejes de compartirlas... Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, espero publicar un par o tres de ellas al mes. Al menos esta es mi intención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …