Ir al contenido principal

Norman Mailer hacia 1948

En el artículo de Barbara Probst Solomon, publicado en El País el domingo pasado, se nos habla de Norman Mailer en 1948. Residía entonces en Francia, tenía 25 años, estaba a punto de salir de las prensas su primera novela Los desnudos y los muertos, y recién se había casado con Beatrice Silverman. Probst-Solomon hace un sucinto retrato del joven escritor, de ideas izquierdistas, y menciona su involucración en el plan de un grupo de refugiados españoles, entre los que estaban Paco Benet y Enrique Cruz Salido, para liberar a Manolo Lamana y Nicolás Sánchez Albornoz de sus trabajos forzados en Cuelgamuros. Probst Solomon cuenta cómo Mailer prestó su coche para que ella y la hermana de Mailer, Barbara, pudieran viajar a España y llevar a cabo el rescate.
Mailer no les acompañó en esta aventura, pero sí tuvo su propia experiencia en la España franquista. El crítico literario Mark Linenthal, uno de sus amigos expatriados, refirió a Peter Manso (Mailer: His Life and Times, 1985), que él, su mujer y los Mailer, hicieron en cierta ocasión un viaje a Cataluña con el fin de arreglar la fuga de algunos camaradas españoles presos. Según cuenta Linenthal, cambiaron francos por pesetas en Ginebra. Enrrollaron las pesetas en apretados canutillos, los introdujeron en condones y luego pusieron los condones en tubos y frascos de tocador. A continuación rellenaron la rueda de recambio del Citroën de Mailer con propaganda antifascista. Se dirigieron a España, cruzaron la frontera, llegaron a Barcelona, se encontraron con los contactos y, una vez terminada la misión, regresaron a París. Como en una novela. De Mailer, por ejemplo.

Comentarios

  1. Daniel Sueiro contó esa fuga de Cuelgamuros en Los secretos de la cripta franquista. Fernando Colomo la trasladó al cine en la película Los años bárbaros, interpretada por Jordi Mollà, Ernesto Alterio y Juan Echanove.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. El libro de Sueiro no lo he leído; pero sí vi la película de Colomo, bastante mala, por cierto.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…