Ir al contenido principal

Traducir poesía

Ha dicho Antonio Gamoneda, en la presentación de la traducción al alemán de su libro Esta luz, que traducir poemas "es casi un imposible".
Vale, de acuerdo. Pero es un imposible deseable. Si el poema original es bueno, resiste toda versión, por mala que ésta sea; e incluso a veces la traducción mejora un original mediocre. En cualquier caso, vale más leer a un poeta traducido, que no leerlo. La poesía -la verdadera poesía- es universal; la lengua en que se escribe, circunstancial. Mi poeta español preferido es William Carlos Williams traducido al español.

Comentarios

  1. Pero traducido, supongo, no tergiversado. Estarás de acuerdo conmigo, tú que eres traductor también, en que algunos de sus libros "traducidos", incluso siéndolo a un castellano impecable, no dicen lo que el original. Y eso no parece una traslación adecuada de lo que el autor escribe ¿no? Y quien dice WCW dice también de otros que tampoco tienen mucha fortuna (recuerdo algunos poemas de Ashbery y Yeats, últimamente traducidos con poca habilidad).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, estoy de acuerdo contigo. Entiendo que la traducción puede ser mejor o peor, pero nunca una mistificación o una tergiversación. Es decir, parto de la base de que toda traducción es una aproximación, y lo que dice el traductor es lo que quiso decir el autor, aunque sea con otras palabras y con todos los matices posibles. Ya sé que a veces es pedir mucho, sobre todo si tenemos en cuenta ciertas "versiones", como las de WCW que tú comentabas el otro día en tu blog. Una pena, pues el que por primera vez se acerca a WCW con una tal versión puede salir con la sensación de que no es para tanto... En mi opinión, el peligro de muchos de estos casos reside no en el desconocimiento del idioma, sino en que el traductor quiere convertirse también en "autor".Y no es eso, claro. El traductor es un mero intermediario entre el autor y el lector. Nada más, y nada menos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, Jorge. Es un imposible deseable. Yo extraigo mucho placer de leer a ciertos autores extranjeros. Si se pierde cierta belleza, siempre puede que se le haya sumado otra (me refiero a la carga de belleza que de por sí tienen algunas palabras, o sus combinaciones). Hay belleza también en el sentido último, en la esencia, y eso es traducible. Un buen traductor es un intermediario tan generoso como para poder ser casi invisible después de un trabajo arduo al servicio del poema y del poeta. Como el poeta lo es entre él y la realidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).