Ir al contenido principal

Traducir poesía

Ha dicho Antonio Gamoneda, en la presentación de la traducción al alemán de su libro Esta luz, que traducir poemas "es casi un imposible".
Vale, de acuerdo. Pero es un imposible deseable. Si el poema original es bueno, resiste toda versión, por mala que ésta sea; e incluso a veces la traducción mejora un original mediocre. En cualquier caso, vale más leer a un poeta traducido, que no leerlo. La poesía -la verdadera poesía- es universal; la lengua en que se escribe, circunstancial. Mi poeta español preferido es William Carlos Williams traducido al español.

Comentarios

  1. Pero traducido, supongo, no tergiversado. Estarás de acuerdo conmigo, tú que eres traductor también, en que algunos de sus libros "traducidos", incluso siéndolo a un castellano impecable, no dicen lo que el original. Y eso no parece una traslación adecuada de lo que el autor escribe ¿no? Y quien dice WCW dice también de otros que tampoco tienen mucha fortuna (recuerdo algunos poemas de Ashbery y Yeats, últimamente traducidos con poca habilidad).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, estoy de acuerdo contigo. Entiendo que la traducción puede ser mejor o peor, pero nunca una mistificación o una tergiversación. Es decir, parto de la base de que toda traducción es una aproximación, y lo que dice el traductor es lo que quiso decir el autor, aunque sea con otras palabras y con todos los matices posibles. Ya sé que a veces es pedir mucho, sobre todo si tenemos en cuenta ciertas "versiones", como las de WCW que tú comentabas el otro día en tu blog. Una pena, pues el que por primera vez se acerca a WCW con una tal versión puede salir con la sensación de que no es para tanto... En mi opinión, el peligro de muchos de estos casos reside no en el desconocimiento del idioma, sino en que el traductor quiere convertirse también en "autor".Y no es eso, claro. El traductor es un mero intermediario entre el autor y el lector. Nada más, y nada menos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo, Jorge. Es un imposible deseable. Yo extraigo mucho placer de leer a ciertos autores extranjeros. Si se pierde cierta belleza, siempre puede que se le haya sumado otra (me refiero a la carga de belleza que de por sí tienen algunas palabras, o sus combinaciones). Hay belleza también en el sentido último, en la esencia, y eso es traducible. Un buen traductor es un intermediario tan generoso como para poder ser casi invisible después de un trabajo arduo al servicio del poema y del poeta. Como el poeta lo es entre él y la realidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…