Ir al contenido principal

La tercera ley de Celine

En estos días de tediosa y cargante campaña electoral, tal vez valga la pena recordar la tercera ley de Celine.
Hagbard Celine es el personaje anarquista de la trilogía The Illuminatus!, y alter ego de su autor, el escritor y experto en ocultismo Robert Anton Wilson (1932-2007). Dicha ley dice así:
"Un político honrado es una catástrofe nacional".
Según Celine los políticos corruptos están solo interesados, y ocupados, en llenar sus propios bolsillos, mientras que los políticos honrados, sobre todo si son del sector idealista, en lo único que piensan es en hacer leyes y disposiciones para mejorar la sociedad. Mala cosa. Las leyes suponen prohibiciones, restricciones, obligaciones, deberes... El exceso de legislación conduce a la pérdida o reducción de las libertades individuales. Además, cuantas más leyes, más delincuentes. Ergo un político corrupto es menos peligroso que uno honrado...

Comentarios

  1. Pues entonces estamos a salvo. Espa va bien...

    ResponderEliminar
  2. España, quería decir. Pero vale también el mundo entero.

    ResponderEliminar
  3. Exacto. Y aquí,cuanto más corrupción, más crece la economía...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…