Ir al contenido principal

Rechazos

¿Qué escritor o aspirante a escritor no guarda alguna carta de editorial rechazando un original? Como miro alrededor y no veo manos levantadas, entonces dejemos de lado el victimismo por unos momentos y recordemos, por ejemplo, que Dublineses, de James Joyce, fue rechazado por 22 editoriales.
Y, por si sirve de consuelo, aquí van algunas respuestas de editores recibidas por insignes autores.

- "No es lo suficientemente larga como para serializarla ni suficientemente corta para una relato individualizado" (Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle, 1887).
-"Lo siento, Mr. Kipling, pero usted sencillamente no sabe cómo usar la lengua inglesa" (Manuscrito sin título, Rudyard Kipling, 1889).
-"Usted ha enterrado su novela bajo un montón de detalles que están bien, pero que son enteramente superfluos" (Madame Bovary, Gustave Flaubert, 1856).
-"No creo que que el libro pueda tener grandes ventas aquí... Es desagradable" (El filo de la navaja, W. Somerset Maugham, 1944).
- "Sentimos tenerle que decir que nuestra opinión compartida es totalmente contraria al libro, en la medida en que no creemos que sea del todo apropiado para el mercado juvenil (en Inglaterra). Es demasiado larga y pasada de moda, y en nuestra opinión no merece la reputación de la que parece gozar" (Moby Dick, Herman Melville, 1851).
-"Su calidad es demasiado escasa para ser un éxito" (Bajo el volcán, Malcolm Lowry, 1947).
-"Demasiado intelectual para una novela" (El manantial, Ayn Rand, 1943).
-"En definitiva, nos parece que la historia no conduce a nada" (Esta cara del paraíso, Francis Scott Fitzgerald, 1936).
-"Seríamos incapaces de vender 10 ejemplares" (Claudine en la escuela, Colette, 1900).
-"No veo ninguna razón que pueda servir para su publicación ahora. Recomiendo que sea enterrada bajo de una piedra por mil años" (Lolita, Vladimir Nabokov, 1955).

(Fuente: Rotten Rejections, André Bernard, 1990).

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).