Ir al contenido principal

Rechazos

¿Qué escritor o aspirante a escritor no guarda alguna carta de editorial rechazando un original? Como miro alrededor y no veo manos levantadas, entonces dejemos de lado el victimismo por unos momentos y recordemos, por ejemplo, que Dublineses, de James Joyce, fue rechazado por 22 editoriales.
Y, por si sirve de consuelo, aquí van algunas respuestas de editores recibidas por insignes autores.

- "No es lo suficientemente larga como para serializarla ni suficientemente corta para una relato individualizado" (Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle, 1887).
-"Lo siento, Mr. Kipling, pero usted sencillamente no sabe cómo usar la lengua inglesa" (Manuscrito sin título, Rudyard Kipling, 1889).
-"Usted ha enterrado su novela bajo un montón de detalles que están bien, pero que son enteramente superfluos" (Madame Bovary, Gustave Flaubert, 1856).
-"No creo que que el libro pueda tener grandes ventas aquí... Es desagradable" (El filo de la navaja, W. Somerset Maugham, 1944).
- "Sentimos tenerle que decir que nuestra opinión compartida es totalmente contraria al libro, en la medida en que no creemos que sea del todo apropiado para el mercado juvenil (en Inglaterra). Es demasiado larga y pasada de moda, y en nuestra opinión no merece la reputación de la que parece gozar" (Moby Dick, Herman Melville, 1851).
-"Su calidad es demasiado escasa para ser un éxito" (Bajo el volcán, Malcolm Lowry, 1947).
-"Demasiado intelectual para una novela" (El manantial, Ayn Rand, 1943).
-"En definitiva, nos parece que la historia no conduce a nada" (Esta cara del paraíso, Francis Scott Fitzgerald, 1936).
-"Seríamos incapaces de vender 10 ejemplares" (Claudine en la escuela, Colette, 1900).
-"No veo ninguna razón que pueda servir para su publicación ahora. Recomiendo que sea enterrada bajo de una piedra por mil años" (Lolita, Vladimir Nabokov, 1955).

(Fuente: Rotten Rejections, André Bernard, 1990).

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)