Ir al contenido principal

Rechazos

¿Qué escritor o aspirante a escritor no guarda alguna carta de editorial rechazando un original? Como miro alrededor y no veo manos levantadas, entonces dejemos de lado el victimismo por unos momentos y recordemos, por ejemplo, que Dublineses, de James Joyce, fue rechazado por 22 editoriales.
Y, por si sirve de consuelo, aquí van algunas respuestas de editores recibidas por insignes autores.

- "No es lo suficientemente larga como para serializarla ni suficientemente corta para una relato individualizado" (Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle, 1887).
-"Lo siento, Mr. Kipling, pero usted sencillamente no sabe cómo usar la lengua inglesa" (Manuscrito sin título, Rudyard Kipling, 1889).
-"Usted ha enterrado su novela bajo un montón de detalles que están bien, pero que son enteramente superfluos" (Madame Bovary, Gustave Flaubert, 1856).
-"No creo que que el libro pueda tener grandes ventas aquí... Es desagradable" (El filo de la navaja, W. Somerset Maugham, 1944).
- "Sentimos tenerle que decir que nuestra opinión compartida es totalmente contraria al libro, en la medida en que no creemos que sea del todo apropiado para el mercado juvenil (en Inglaterra). Es demasiado larga y pasada de moda, y en nuestra opinión no merece la reputación de la que parece gozar" (Moby Dick, Herman Melville, 1851).
-"Su calidad es demasiado escasa para ser un éxito" (Bajo el volcán, Malcolm Lowry, 1947).
-"Demasiado intelectual para una novela" (El manantial, Ayn Rand, 1943).
-"En definitiva, nos parece que la historia no conduce a nada" (Esta cara del paraíso, Francis Scott Fitzgerald, 1936).
-"Seríamos incapaces de vender 10 ejemplares" (Claudine en la escuela, Colette, 1900).
-"No veo ninguna razón que pueda servir para su publicación ahora. Recomiendo que sea enterrada bajo de una piedra por mil años" (Lolita, Vladimir Nabokov, 1955).

(Fuente: Rotten Rejections, André Bernard, 1990).

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…