Ir al contenido principal

Más vidas breves

Mary Herbert.
Mary, condesa de Pembroke, era hermana de Sir Philip Sydney: casada con Henry, el hijo mayor de William, conde de Pembroke.
Era una hermosa dama, y tuvo un ingenio sobresaliente, y la mejor cuna que aquella época podía proporcionar. Tenía una encantadora cara ovalada. Su pelo era amarillo rojizo.
Era muy salaz, y tenía una artimaña, que era: en primavera, cuando los sementales iban a cubrir a las yeguas, eran conducidos a una parte de la casa donde ella había dispuesto una vidette para mirarlos y gozarse con su retozo; y a continuación ella realizaba el mismo retozo con sus sementales.

Edward de Vere, decimoséptimo conde de Oxford.
Mr. Thomas Hensahwe, Regiae Societatis Socius, me contó que el conde de Oxford gastó cuarenta mil libras per annum en siete años. Vivió en Florencia con más grandeur que el duque de Toscana.
Este conde de Oxford, haciendo el besamanos de la reina Isabel, se tiró un pedo, por lo que se sintió tan cortado y avergonzado que se fue de viaje: 7 años. A su vuelta la reina le dio la bienvenida, y dijo, milord, he olvidado el pedo.

John Whitson.
John Whitson, alcalde de la ciudad de Bristol, nació en Cover, en el Bosque de Deane, en el condado de Gloucester. Fue a la escuela en Bristow, donde hizo un gran aprovechamiento de la lengua latina. Fue contratado como aprendiz por el alcalde Vawr, un mercader español de la ciudad. Era un joven gallardo, y habiendo muerto su viejo amo, un día fue llamado por su señora a la bodega de los vinos, y espitó la mejor barrica de la bodega para ella; y en verdad que le espitó a su señora, que después se casó con ella. Esta historia durará quizás mientras Bristol sea una ciudad.

Richard Lovelace.
Richard Lovelace. Esq.; era uno de los más bellos caballeros.
Murió en una bodega en Long Acre, un poco antes de la restauración de su Majestad. Mr. Edmund Wyld, etc., hicieron colectas por él, y le dieron dinero.
Uno de los hombres más apuestos de Inglaterra. Era un hombre extraordinariamente guapo, pero orgulloso. Escribió un poema titulado Lucasta.

John Selden.
Era de Hart-hall en Oxon, y Sir Giles Mompesson me dijo que era un chico roñoso, pero buen estudiante.
Más tarde entró en el Inner Temple. Pronto se tuvo noticia de su saber, y fue abogado y administrador del conde de Kent, cuya condesa, siendo una mujer aguda y gustándole los hombres, le dejaba que yaciera con ella, y su marido lo sabía. Él se acostaba con Mrs. Williamson, mujer lozana, que le robó en su lecho de muerte.
Era muy alto, creo que alrededor de 6 pies, de cara ovalada y cabeza no muy grande, larga nariz inclinada a un lado, ojos (grises) saltones. Era poeta.

(Versión: J.O. Extractos de Brief lives, de John Aubrey).

Comentarios

  1. Son unas semblanzas magníficas... He buscado en el ISBN y no hay nadapublicado en España de este autor. (Eso sí, he descubierto un título interesante de F.G. Aubrey Bell: "Galicia vista por un inglés".)

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una pena que no haya nada publicado de Aubrey en España. Ojalá algún editor se atreva con las Vidas, al menos con una selección de ellas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …

Memorare Manila

Pero la debacle llegó con la batalla de Manila, ya en pleno declive del Imperio del Sol Naciente, ante la presión de las tropas estadounidenses, australianas y de los propios filipinos sobre la capital de Filipinas.
      Luis García así me lo contó:
      -Hacia el día 7 de febrero de 1945, los estadounidenses empezaron a bombardear el sur de Manila. Y fue entonces cuando el general Yamashita ordenó al almirante Ibabuchi, encargado de las fuerzas japonesas en Manila, que evacuara Manila inmediatamente. Pero Ibabuchi hizo todo lo contrario. Abrieron todos los almacenes donde tenían todos los alimentos y las bodegas donde tenían  toda la cerveza. Y se emborracharon. Cuando estaban completamente borrachos, Inbabuchi les dijo: "¡A quemar Manila!".
     Había comenzado la sanguinaria batalla de Manila que se iba a saldar con unos cien mil nuertos en menos de un mes porque los japoneses tenían la orden de no rendirse. También contribuyeron a la destrucción las prisas del ge…