Ir al contenido principal

Un poema de James Kirkup

NÚMERO EQUIVOCADO

Justo en medio de la noche
Como un mal despertador
El teléfono me sobresaltó
Y de un largo sueño me levanté,
Con un susto de muerte, temeroso
De oir noticias tristes de tí.

En lugar de ello oí, todavía medio dormido,
La música humeante de un bar,
Una voz de hombre cantando débilmente,
Y entonces, como si ella estuviera a mi lado,
Una mujer repitiendo una pregunta
En un idioma que no entendía.

Todo lo que pude contestar fue: ¿Diga?¿Diga?
Y ella, alarmada, gritó: ¿Mashi mashi?
Atónita al oir a su amigo hablar inglés.
Luego ella soltó un grito como un pájaro
Con una voz sorprendentemente agradable,
Y, como si le hubiese dado un calambre, colgó.

El bar, la música y las voces se desvanecieron,
Y me dejaron solo otra vez. De vuelta a la cama
Justo en medio de la noche
Eché un vistazo a mi jardín nevado,
Y de repente me alegré de estar solo, y sobrio,
en casa, sin noticias tristes de tí.

(Traducción: J.O. "Wrong number" pertenece al libro de poemas The Prodigal Son, Londres, 1959).

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).