Ir al contenido principal

Barrett

La vida es un arma. ¿Dónde herir, sobre qué obstáculo crispar nuestros músculos, de qué cumbre colgar nuestros deseos? ¿Será mejor gastarnos de un golpe y morir la muerte ardiente de la bala aplastada contra el muro o envejecer en el camino sin término y sobrevivir a la esperanza? Las fuerzas que el destino olvidó un instante en nuestras manos son fuerzas de tempestad. Para el que tiene los ojos abiertos y el oído en guardia, para el que se ha incorporado una vez sobre la carne, la realidad es angustia. Gemidos de agonía y clamores de triunfo nos llaman en la noche. Nuestras pasiones, como una jauría impaciente, olfatean el peligro y la gloria. Nos adivinamos dueños de lo imposible, y nuestro espíritu ávido se desgarra.
El autor de las líneas precedentes se llama Rafael Barrett, y corresponden al artículo "El esfuerzo" incluído en su libro Moralidades actuales (1910). Rafael Barrett (Torrelavega, Cantabria, 1876 - Arcachon, Francia, 1910) se trasladó con veintisete años a la República Argentina y poco después a Paraguay, donde se instaló. Fue uno de los periodistas del ámbito hispanoamericano más destacados de su tiempo. De ideas anarquistas, preocupado por las cuestiones sociales, su voz se alzó siempre en defensa de los oprimidos y de los marginados. Además de ensayos y artículos de prensa escribió cuentos de tono naturalista, reunidos póstumamente en Cuentos breves (1911).
Hace unos meses leí una entrevista con el periodista Gregorio Morán en la que decía que estaba trabajando en una biografía de Barrett. Ahora, la editorial Periférica anuncia la próxima aparición de un libro de Barrett, Hacia el porvenir. ¿Habrá llegado por fin, después de años de olvido y silencio en nuestro país, el momento de reconocer como es debido la figura de Rafael Barrett? Prosas tan plenas y contundentes como la suya no eran frecuentes ni entonces ni ahora. Y yo me pregunto, ¿cómo un escritor de su valía ha sido ignorado por tanto tiempo? A ver si nos lo explica Morán.

Comentarios

  1. Lamentable el libro de Gregorio Morán "Asombro y búsqueda de Rafael Barrett", lleno de pedantería y de errores, que pretende negar el anarquismo de Barrett contra el propio Barrett, que habla más de sus intrascendentes anécdotas personales que de la obra de Barrett y que cree haber descubierto el Mediterráneo.
    Enlaces con comentarios: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63063
    http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/26/aadescubrir-barret-guillermo-rendueles-la-nueva

    ResponderEliminar
  2. Excelente noticia la publicación de este libro "Hacia el Porvenir" por Periférica, que permite conocer algunos de los vibrantes escritos de Rafael Barrett directamente, sin intermediarios ni tergiversaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).