Ir al contenido principal

A cada cual lo suyo

En la entrevista de El País Semanal a Manuel Rivas se le pregunta por la mezcla de ficción y realidad en su última novela, Los libros arden mal. En su respuesta Rivas dice, entre otras cosas: "Podría haber elegido el camino de la ficción total y sería lo mismo. Pero si he hecho esta opción es porque me identifico con una literatura piel roja, siguiendo la división que hizo Emerson en el siglo XIX, cuando se plantean dos formas de afriontar la pugna entre ficción y realidad: la del escritor piel roja y la del rostro pálido".
Precisemos. Para empezar, Emerson no estableció esta dicotomía. Los calificativos de "piel roja" y "rostro pálido" se deben al crítico Philip Rahv, quien lo dio a conocer en un artículo titulado precisamente "Paleface and Redskin", incluido en su libro Image and Idea (1949). El artículo empieza diciendo "Viewed historically, American writers appear to group themselves around two polar types. Paleface and redskin I should like to call the two, and despite occasional efforts at reconcialiation no love is lost between them". En esta división Emerson sería un rostro pálido y, Whitman, por ejemplo, un piel roja. La literatura americana del XIX estaría dominada por los rostros pálidos, mientras que la del XX habría sido tomada por los pieles rojas. Además, esta división no tiene nada que ver con las diferencias entre autores de pura ficción y autores que mezclan ficción y realidad, como se da a entender en la respuesta de Rivas, sino más bien, y simplificando, entre "high-brow" y "low-brow", puritano y no puritano, experiencia vs. conciencia, etc...

Comentarios

  1. Anónimo24/2/10 9:29

    Jordi jo si que recordo el Ricardo Palmerola, a més vivia al Putxet i el veia sempre a les botigues i passagen per el barri. La seva veu era molt caractèristica.
    Petons
    Montse

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/3/10 9:31

    Jordi jo si recordo el Ricardo Palmerola, a més vivia al Putxet i el veia sempre compran a les botigues del barri i pasegan . La seva veu era molt caractèristica. Com es va morir el mateix dia de la Odette Pinto no se li va fer tant cas a la TV etc...
    Petons

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…