Ir al contenido principal

Palabras


 

Una novela son palabras, decía Mercè Rodoreda. Y confirmaba la teoría stendhaliana de la selección de los detalles. La novelista observa, recuerda e imagina. Desearía que las tres fuerzas se equilibraran, y borra, en su mente los recuerdos que sobran, por muy bonitas que sean las palabras. Los recuerdos traen las palabras, son anteriores a estas, y estas se convierten en las grandes enemigas. ¡Cuántas veces te enamoraste de una palabra cazada al vuelo en un diccionario! La novelista debe contener la poesía... cuando esta se vuelve demasiado fácil. La novelista imagina que es capaz de crear una nueva vida porque es inmodesta. Han pasado los años y ha descubierto que la literatura nunca es un calco de la vida: ni los realistas, ni los naturalistas extremos lo consiguieron. Y en ello se deja los dientes.

(Montserrat Roig, Dime que me quieres aunque sea mentira. Sobre el placer solitario de escribir y el vicio compartido de leer. Traducción de Antonia Picazo Serna. Plankton Press, 2023).  

 

Comentarios

  1. 'Era joven y tenía ambiciones. No me gustaban las páginas demasiado apretadas, como persianas bajadas del todo. Me gustaba la luz, el aire entre las tablillas. Quería escribir historias llenas de corrientes de aire, de rayos filtrados en los que bailase el polvo. Además me gustan los autores que te obligan a asomarte por cada renglón para mirar abajo y sentir el vértigo de la profundidad, de la negrura del infierno'. Elena Ferrante, Los días del abandono, Barcelona, Salamandra, 2004, 219 pp. (la cita es de la p. 20).

    ResponderEliminar
  2. Jorge ordaz1/12/23, 18:55

    Bellas palabras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)