Ir al contenido principal

El poeta y el astrónomo

 

John Donne (1572-1631)

 

En 1619 el rey Jacobo I de Inglaterra nombró a James Hay, vizconde de Doncaster, embajador extraordinario para tratar de negociar un acuerdo con el depuesto rey de Bohemia. En el viaje a través de Europa le acompañó, como capellán, el teólogo, clérigo y poeta John Donne. 

Estando en Linz, Donne quiso visitar a Johannes Kepler, que por aquel entonces ya era considerado uno de los más importantes astrónomos de su tiempo. Según cuenta Katherine Rundell en su fascinante biografía Super-Infine.The Transformations of John Donne (Faber, 2022), el encuentro entre ambos fue "polite and formal". Pero menos lo hubiera sido, precisa Rundell, si Kepler hubiera sabido ciertas cosas sobre la vida y obra de Donne. 

En efecto, Kepler había publicado en 1608 un libro titulado Somnium, un extraño y alegórico relato en el que se describe un viaje a la luna. Desde su aparición el libro se vio envuelto por maliciosas habladurías que implicaban a la madre de Kepler en un juicio sobre brujería, lo que molestó seriamente al astrónomo. Entre estos propagadores de rumores Kepler incluyó al anónimo autor del panfleto anticatólico Ignatius His Conclave, tras el cual estaba el mismísimo John Donne. 

Al parecer, durante el encuentro entre ambas luminarias no salió a relucir el espinoso asunto, de modo que la conversación debió de ir por otros derroteros. ¿Pero cuáles? ¿De qué hablaron, en realidad, el poeta y el astrónomo? ¿De poesía, de ciencia, de religión? Sería interesante saberlo, pero no lo sabemos. Lo que es casi seguro es que debieron entenderse en latín. En cuanto a la compleja misión diplomática encomendada a Doncaster acabó en fracaso.      

Comentarios

  1. Le Rêverie de Claude Debussy18/8/23, 18:29

    Llámelo deformación profesional bibliomaniaca si desea pero el caso de Kepler y su madre me trajo irremediablemente a la mente a los personajes de Jack y su madre Ellen de la imperdible novela "Los pilares de la tierra". Cabría cuestionarse ahora entonces el papel que asignamos al bueno de John Donne, a quien yo identifico con Waleran Bigod pues como muy acertadamente apuntaba Ralph Waldo Emerson:"El exclusivista en religión no ve que se cierra las puertas del cielo a sí mismo al intentar cerrárselas otros".

    ResponderEliminar
  2. Jorge Ordaz19/8/23, 18:56

    Teniendo en cuenta que Donne nació en el seno de una familia católica y que varios de sus miembros sufrieron persecución y muerte, no son de extrañar los movimientos y giros posteriores en su vida, con sus aspectos oscuros, pero también luminosos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra

Pìanos mecánicos

De Los organillos , de Henri-François Rey, publicada a principios de los años sesenta, recordaba más su versión cinematográfica, titulada Los pianos mecánicos como el original francés, que la propia novela. Yo estaba en Cadaqués el verano en que se rodó la película, y tuve la ocasión de ver de cerca a dos de sus intérpretes más conocidos: James Mason y Hardy Krüger. La protagonista femenina era Melina Mercouri, pero a ella no tuve la suerte de verla. El filme lo dirigió Juan Antonio Bardem y, aunnque no es una de sus mejores películas, sí es una de sus producciones internacionales de más éxito comercial. A Henri-François Rey, que pasaba largas temporadas en Cadaqués (Caldeya en la ficción), también lo  tenía visto por el bar Marítim o el café Melitón (título, por cierto, de su última novela). En su momento la novela fue un éxito de ventas y de crítica (llegó a finalista del Goncourt y ganó el Interallié).Leída al cabo de los años puedo asegurar que no solo se sostiene muy bien