Ir al contenido principal

Cámara mágica

 

Fundamos "La Maison des Amis des Livres" con fe; nos parece que cada uno de sus detalles corresponde a un sentimiento, a un pensamiento.

Para nosotras el comercio tiene un sentido conmovedor y profundo.

A nuestro entender, una tienda es una auténtica cámara mágica: en el momento en que el transeúnte franquea el umbral de una puerta que cualquiera puede abrir, en el que penetra en este lugar impersonal, se diría que nada demuda el gesto de su rostro ni el tono de sus palabras; realiza con un sentimiento de total libertad un acto que cree sin consecuencias imprevistas. Existe una correspondencia perfecta entre su actitud exterior y su yo interior, y si observamos bien, podemos, ahora y siempre, conocerle en su verdad. Revela toda la buena voluntad que posee, es decir, la medida en que se muestra accesible al mundo, lo que puede dar y recibir, la relación exacta que existe entre él y el resto de personas. 

(Rue de l'Odéon, de Adrienne Monnier. Traducción de Julia Osuna Aguilar. Gallo Nero, 2022).

Comentarios

  1. el enemigu del comerciu5/2/23, 1:06

    Es de suponer que, en nuestros días, Adrienne Monnier estaría cotizadísima como astuta asistente de ventas o responsable de marketing de cualquier opulenta corporación multinacional. Con su lenguaje edulcorado y sagaz fraseología celebra el acto de la compra elevándolo a la categoría de comunión del consumidor con el resto de sus semejantes. El arte de anunciar y publicitar, ya lo señalaba Huxley, no es sino la organización del esfuerzo por extender e intensificar los anhelos; algo que Monnier practica en el texto con una explosiva mezcla de denuedo, acierto y talento. Nada tiene de "conmovedor" y "profundo" el comercio de no mediar el vil metal entre comprador y vendedor; verdadero lubricante mágico que Adrienne muy conscientemente olvida mencionar y en el que reposa toda su fe comercial y raison d'être de su establecimiento. Lo mismo en "la maison des amis des livres" que en "les galeries Lafayette" pero a otra escala, aunque (trágica y tristemente) el objeto de su especulador negocio sean la cultura y los libros.

    ResponderEliminar
  2. Jorge Ordaz6/2/23, 1:16

    En el caso de Monnier no puede hablarse solo de una mera "comerciante" de libros. Lo era, pero hacía algo que no hacían otras librerías. Su tienda era también un gabinete de lectura. Por un módico precio al mes te podías llevar libros como si fuese una biblioteca. En un tiempo donde no había tantas bibliotecas públicas como ahora, algo de mérito tiene.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV