Ir al contenido principal

Árbol de Navidad

 


 

EL CULTIVO DE LOS ÁRBOLES DE NAVIDAD


Hay varias actitudes frente a la Navidad,

algunas de las cuales podemos ignorar:

La social, la torpe, la meramente comercial,

la tumultuosa (los bares abiertos hasta medianoche)

y la pueril, que no es la del niño

para quien la vela es una estrella y el ángel dorado

con sus alas desplegadas en lo alto del árbol

no es solo un ornamento, sino un ángel.

 

El niño se maravilla ante el Árbol de Navidad:

Déjemosle que continúe en el espíritu de asombro

en la Fiesta que es un evento no aceptado como pretexto;

de ahí el brillante arrobo, el deslumbramiento 

del primer Árbol de Navidad que se recuerda,

de ahí las sorpresas, el deleite de nuevas posesiones

(cada una con su peculiar y excitante aroma),

la expectativa del ganso o del pavo

y el esperado sobrecogimiento ante su aparición, 

 

de modo que la reverencia y la alegría

no deban ser olvidadas con la experiencia posterior,

en la hastiada rutina, la fatiga y el tedio,

en la certeza de la muerte, en la conciencia del fracaso,

o en la piedad de converso

que puede mancillarse por la arrogancia 

que desagrada a Dios y ofenden a los niños

(y aquí recuerdo también con gratitud 

a Santa Lucía, su villancico y su corona de fuego):


De modo que antes del fin, la octagésima Navidad 

(por "octagésima" entiéndase la última), 

los recuerdos acumulados de la emoción anual

deben concentrarse en un gran júbilo

que ha de ser también un gran temor, como cuando

el miedo se encontró con cada alma:

Porque el principio debe recordarnos el fin,

y la primera venida, la segunda.

 

(T. S. Eliot: "The cultivation of Christmas trees", en Poems of Ariel, 1954. Traducción de J.O.). 


¡FELICES PASCUAS!

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)