Ir al contenido principal

Las ordanchitas de Madame Jérémine

 


Ahora que el volcán de Cumbre Vieja de La Palma (todavía sin nombre "oficial") ha cesado su destructiva actividad y ya no es foco de interés por parte de los medios de comunicación, continúa discretamente el estudio científico de la gran cantidad de datos recopilados y observaciones efectuadas durante su fase eruptiva. De este modo esperamos conocer en el futuro, los rasgos y características del nuevo volcán, y entre ellas la composición química, mineralógica y petrográfica de los productos eyectados, desde los materiales piroclásticos a las coladas de lavas. 

Y es entonces cuando acude a mi mente Madame Jérémine.

Elisabeth Jérémine fue una de las pocas geólogas en ejercicio durante la primera mitad del siglo XX. Pero no lo tuvo fácil. Nacida en Rusia en 1879 (su apellido original era Tschernaieff) estudió primero en su país y luego en Lausana con el geólogo suizo Maurice Lugeon. Tras regresar a San Petersburgo tuvo que salir bajo nombre falso cuando estalló la Revolución de Octubre de 1917. Fijó su residencia en París y Alfred Lacroix, director del Laboratorio de Mineralogía del Museo de Historia Natural, le facilitó un trabajo como auxiliar junto a Alfred Michel-Levy. Permaneció en el Laboratorio cuarenta años, hasta su jubilación. Siempre se mantuvo en un segundo plano y pese a su experiencia y conocimientos nunca ocupó puestos directivos. Murió en 1964. 

En 1933 y 1935 publicó en el "Boletín de la Sociedad Francesa de Mineralogía y Cristalografía" sendos artículos sobre la composición de las rocas volcánicas de las Islas Canarias, tal vez los más completos de esta clase realizados hasta el momento. Otros trabajos sobresalientes de Jérémine fueron los dedicados a las litologías de las cordilleras del Atlas en Marruecos y el Tibesti en el Sahara. Fue requerida asimismo por destacados geólogos para realizar análisis microscópicos detallados de determinadas rocas ígneas, como las fonolitas de Madagascar, la eucrita de Chaves o la jumillita de Calasparra. En colaboración con Lacroix primero y luego con Jean Orcel, se interesó en los últimos años por la naturaleza y textura de los meteoritos y, en particular, de los cóndrulos. 

Jérémine es citada con gran respeto por el catedrático de Petrología Maximino San Miguel de la Cámara en su exhaustivo Estudio de las rocas eruptivas de España (1936). Así, al hablar de las ordanchitas (una variedad de tefrita con hauyna descrita por primera vez en 1917 por Lacroix en Banne d'Ordanche, Auvernia) dice D. Maximino:

"Mme. Jeremine ha encontrado en Tenerife y La Palma, rocas semejantes a éstas. Su aspecto exterior difiere poco del de las fonolitas; contienen plagioclasa, feldespato alcalino y feldespatoides (...) Estas rocas son precisamente las dominantes en la isla de La Palma..."

No sé si los petrólogos que estudiarán las nuevas rocas formadas por el volcán de Cumbre Vieja encontrarán ordanchitas. Seguramente el nombre haya quedado obsoleto y ahora, de acuerdo con las clasificaciones aceptadas en la actualidad, se denominen de otra manera. En cualquier caso, vaya mi recuerdo y homenaje a la olvidada Elisabeth Jérémine, insigne petrógrafa.

Comentarios

  1. Buen artículo, Jorge. Madame Jérémine me ha hecho recordar a otra gran mujer de esa época: Florence Bascom, gran geóloga y gran petrógrafa .Creo que fue si no la primera, la segunda mujer norte americana con un doctorado en geología. Poco o nada se la conoce en España y tu, que ademas de buen literato, eres buen historiador de la ciencia podrías dedicarle un homenaje.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Guillermo, por tu comentario. Sobre Florence Bascom, publiqué una entrada en este blog hace unos tres años:
    http://www.jorgeordaz.com/2019/03/stone-lady_6.html?m=0
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jorge, no lo conocía. La verdad es que mi conocimiento de tu blog es recientísimo. Leeré con gusto tu artículo sobre Florence Bascom.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Magistral semblanza de Florence Bascom. Si señor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Guillermo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat