Ir al contenido principal

El futuro lector


 

Escribo a pesar de las alteraciones que me afectan como un mal recóndito. No se me ocurre otra cosa, apenas nada, pero sin embargo sé que estoy escribiendo mientras me derrito por el calor y de repente me dispongo a pensar en un futuro lector de estas palabras que ahora mismo salen de mí sin que yo sepa a ciencia cierta qué significado guardan ni porqué motivo salen de mí en estos momentos. Un futuro lector que, sin embargo, está leyendo aquí mismo. Otra cuestión sería preguntarse ¿por qué permito que salgan de mí estas palabras?... ¿Por qué me hago esta clase de preguntas?... Pero las preguntas, cuando surgen baldías, es mejor despreciarlas y, en todo caso, delimitarlas. De modo que una tercera opción -¿para qué?- muere antes de nacer bajo un violento tachón en el papel, un tachón de inequívoca intencionalidad.

(Fernando Fonseca, Cuentos de Ciudad Ajada. Más Madera, Oviedo, 2021).


Comentarios

  1. El futuro lector está leyendo aquí mismo porque es y no es futuro. Esta es una de las ocasiones en que la literatura burla al tiempo. El futuro lector que menciona el texto coincide con el presente lector y, cuando relea, también con el pasado lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso podemos leer cosas como esta:
      "Quan pren consciència que has decidit no llegir-lo mai més, l'autor dubta. Potser hauria de crear una situació imprevista y aconseguir una reconciliació ràpida, pensa. Diguem-ho tot: també li passa pel cap sacrificar-te i fer que, a conseqüència d'un cop fortuït i fatídic, et moris". De Sergi Pàmies, en Cançons d'amor i de pluja.

      Eliminar
    2. Creo que el lector lo es en el momento en que lee, es decir en el presente para el lector; pero para un autor que está escribiendo algo que nadie, salvo él, ha leído todavía, el lector siempre es futuro lector. O no. Es un asunto un bastante lioso y me pierdo. Una cosa sí me parece cierta: Un autor siempre escribe para alguien más que él, aunque el autor lo niegue.

      Eliminar
  2. El lector virtual y el real. Para liar más el tema.

    ResponderEliminar
  3. Dandimite!9/1/22, 17:28

    Antes que cuestionarme la dimensión espacio temporal de la relación que se establece entre el escritor y el lector considero conveniente señalar que el autor parece estar experimentando con la escritura automática tan del gusto de los Surrealistas. El fraseo emana directamente del inconsciente personal y tras la lectura del texto sólo nos queda concluir con Breton que la literatura es uno de los más tristes caminos que lleva a todas partes. Deliciosa por otro lado la portada del libro con Poe? emparedado en un macabro giro del destino como Fortunato en su cuento "el barril de amontillado".

    ResponderEliminar
  4. El delicioso motivo de la portada es del pintor asturiano José Paredes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli