Ir al contenido principal

Centellas de Setantí (y II)

Los hombres habladores, que se precian mucho de elocuentes, con el deseo de hablar no consideran ni ahondan bien las cosas; y así, con sobreabundancia de palabras, suelen decir maravillosas necedades.

Dicen que la locura tiene cura; que la necedad es incurable; y que es mejor estar entre dos locos que cerca de un necio, porque el loco, cuando mucho, tira piedras, pero el necio da con el mazo de apretar.

Todos los siglos pasados tuvieron sus enfermedades particulares sobre que buscar remedios convenientes, y según fueron los médicos, se hallaron y se aplicaron; así que, de las corrientes, podemos tener la esperanza que nos promete el saber de los que emprenden la cura.

Si los hombres entendiesen bien el lenguaje del mundo, aprenderían mejor a vivir en él, porque dice las verdades obrando, sin tener respecto a grandes ni pequeños, y muestra los desengaños claros y manifiestos.

Todos los negocios tienen principio, progreso y fin. El principio requiere mucho seso; el progreso, seso y paciencia; y el fin, de cualquiera manera que sea, pide ánimo sosegado. 

Vaya, pues, el mundo como fuere; mude, revuelva el tiempo las costumbres; camine cada cual tras sus antojos; suben los unos y bajen los otros; que pues la vida es brevísima y la muerte común a todos, todas las cosas que vemos son de poca estimación. 

 

(Centellas de varios conceptos, con los avisos de amigos de Don Joaquín Setantí, Caballero catalán del hábito de Montesa. Barcelona, 1614. Edición de Emilio Blanco. José J. de Olañeta Editor y Edicions UIB, 2006).  

Comentarios

  1. Crónicas desde el inframundo14/12/21, 12:59

    Sin hacer de menos al resto, el último párrafo me parece el más jugoso; quizás porque me ha traído inmediatamente a la mente las "Coplas por la muerte de su padre" de Jorge Manrique, un texto que por aquel entonces Setantí ya debía manejar.

    ResponderEliminar
  2. Que la vida es breve y al final todos morimos es un tópico que viene de antiguo. Pero cada clásico lo dice a su manera. La forma de decirlo Setantí no es original pero está bien dicho.

    ResponderEliminar
  3. Se nos informa que la necedad es incurable. Es triste sentencia y ojalá que la ciencia algún día encuentre un tratamiento porque no me quiero llamar a engaño: quien esté libre de haber cometido una necedad que tire la primera piedra. Pero acaso los sabios autores que han escrito sobre la materia se referían al estúpido constante y permanente, no a los ocasionales.

    'De las cinco leyes fundamentales la Quinta es, desde luego, la más conocida y su corolario se cita con mucha frecuencia. Esta ley afirma que la persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que existe. El corolario de la ley dice así: El estúpido es más peligroso que el malvado'.

    Carlo M. Cipolla, "Las leyes fundamentales de la estupidez humana", en Allegro ma non troppo, Grijalvo Mondadori, Barcelona, 1991

    ResponderEliminar
  4. El libro de Cipolla es fundamental, no solo para conocer la magnitud de la estupidez sino el peligro de sus practicantes. Otro libro que creo indispensable es "Historia de la estupidez humana" de Istvan Rath-Vegh (José Janés Editor, 1950).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV