Ir al contenido principal

Mujer de exiliado


El cuerpo de Nieves permanecía lo mismo, pero sus manos temblaban y el centelleo de sus ojos le sorprendió. ¿Dónde estaba la mansedumbre de su mujer? ¿Es que la lenta pérdida de los deseos, y hasta de las necesidades, la había convertido de pronto en una incipiente rebelde? Pobre Nieves, pobres mujeres, todas, que siguiendo a sus hombres, de cerca o a lo lejos, soportaron el duro y amargo camino del exilio... Permaneciendo, aguantando mejor que nadie la cadena ininterrumpida de sinsabores en silencio y con muecas de sonrisa para mejor engañarse a sí mismas y a los demás. ¡Pobre Nieves, que no había conseguido adaptarse a la nueva tierra, a las diferentes comidas, costumbres y acento! Su mundo, el mundo reducido de antaño, seguía vivo en ella, en ellas, lo llevaban a cuestas y era precisamente en estas fechas determinadas, en estas comidas y cenas cuando, juntando la serie infinita de pequeños mundos, casi todos iguales, surgía la esperanza, si no de alcanzarlos, por lo menos de no perderlos definitivamente. 

(Carmen Mieza, La imposible canción. Plaza & Janés, 1962).   

Comentarios

  1. Escribía bien esta mujer.
    Y cambiando de tercio: me gusta mucho la portada del libro que se reproduce arriba. El dibujo de los peces me parece delicioso (aunque el detalle del dúplice tenedor me desconcierte un poco). Y las letras me parecen muy elegantes; la A de arriba parece un ideograma chino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dibujo de la portada es de Ciro Oduber, pintor e ilustrador panameño establecido en Barcelona. Y coincido en que es original y elegante. Más que tenedores me parecen tridentes de pesca. En cualquier caso, me gustaría saber cuál es la conexión que estableció Oduber entre el tema del libro y su expresión gráfica.

      Eliminar
  2. Amb l'esperança entre les dents2/11/21, 17:45

    La desgarradora realidad cotidiana de los exiliados es narrada aquí con una contundencia inapelable facilitando de este modo la comprensión incluso a aquellos de sensibilidad más roma. A algo parecido a esto es a lo que se debía referir Albert Camus cuando señalaba que entre los deberes del escritor se encuentra ponerse al servicio de los que sufren la historia, no de los que la hacen.
    Un record per la Marta Rovira, l'Anna Gabriel i tot el reste de repressaliats catalans. Itaca us espera.

    ResponderEliminar
  3. No es lo mismo vivir el exilio que recrearlo en la ficción. En el caso de Mieza, lo vivió realmente y lo recreó realísticamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.  

Vocación reformista

  Coleen Gray: "Es una lástima que solo me gusten los hombres malos para procurar reformarlos." ( Tambores apaches , 1951, de Hugo Fregonese. Guion de David Chandler y Harry Brown). 

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat