Ir al contenido principal

Mujer de exiliado


El cuerpo de Nieves permanecía lo mismo, pero sus manos temblaban y el centelleo de sus ojos le sorprendió. ¿Dónde estaba la mansedumbre de su mujer? ¿Es que la lenta pérdida de los deseos, y hasta de las necesidades, la había convertido de pronto en una incipiente rebelde? Pobre Nieves, pobres mujeres, todas, que siguiendo a sus hombres, de cerca o a lo lejos, soportaron el duro y amargo camino del exilio... Permaneciendo, aguantando mejor que nadie la cadena ininterrumpida de sinsabores en silencio y con muecas de sonrisa para mejor engañarse a sí mismas y a los demás. ¡Pobre Nieves, que no había conseguido adaptarse a la nueva tierra, a las diferentes comidas, costumbres y acento! Su mundo, el mundo reducido de antaño, seguía vivo en ella, en ellas, lo llevaban a cuestas y era precisamente en estas fechas determinadas, en estas comidas y cenas cuando, juntando la serie infinita de pequeños mundos, casi todos iguales, surgía la esperanza, si no de alcanzarlos, por lo menos de no perderlos definitivamente. 

(Carmen Mieza, La imposible canción. Plaza & Janés, 1962).   

Comentarios

  1. Escribía bien esta mujer.
    Y cambiando de tercio: me gusta mucho la portada del libro que se reproduce arriba. El dibujo de los peces me parece delicioso (aunque el detalle del dúplice tenedor me desconcierte un poco). Y las letras me parecen muy elegantes; la A de arriba parece un ideograma chino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dibujo de la portada es de Ciro Oduber, pintor e ilustrador panameño establecido en Barcelona. Y coincido en que es original y elegante. Más que tenedores me parecen tridentes de pesca. En cualquier caso, me gustaría saber cuál es la conexión que estableció Oduber entre el tema del libro y su expresión gráfica.

      Eliminar
  2. Amb l'esperança entre les dents2/11/21, 17:45

    La desgarradora realidad cotidiana de los exiliados es narrada aquí con una contundencia inapelable facilitando de este modo la comprensión incluso a aquellos de sensibilidad más roma. A algo parecido a esto es a lo que se debía referir Albert Camus cuando señalaba que entre los deberes del escritor se encuentra ponerse al servicio de los que sufren la historia, no de los que la hacen.
    Un record per la Marta Rovira, l'Anna Gabriel i tot el reste de repressaliats catalans. Itaca us espera.

    ResponderEliminar
  3. No es lo mismo vivir el exilio que recrearlo en la ficción. En el caso de Mieza, lo vivió realmente y lo recreó realísticamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)