Ir al contenido principal

El cojuelo en Londres

 


"Como el decurso de este cuento exige que nos familiaricemos de vez en cuando con ciertos detalles relacionados con la economía doméstica de Sampson Brass, y probablemete  no se presente otro lugar más idóneo que este, el narrador tomará al amistoso lector de la mano y, saltando con él por los aires, y surcándolos a una mayor velocidad con la que viajaron don Cleofás Leandro Pérez Zambullo y su familiar, aterrizará con él en la acera de Bevis Marks." Así empieza el capítulo 33 de La tienda de antigüedades (1841), de Charles Dickens. (Traducción de Bernardo Moreno Carrillo, Nocturna Ediciones, 2011). Es evidente que la mención a don Cleofás hace referencia al personaje del estudiante que aparece en El diablo Cojuelo, del escritor sevillano Luis Vélez de Guevara. La pregunta, sin embargo, es: ¿Leyó realmente el novelista inglés al escritor español? 

Al poco de su publicación en 1641, El diablo cojuelo se hizo muy popular y se hicieron varias ediciones. Ahora bien, la fama de la novelita de Vélez de Guevara empezó a rebasar las fronteras a partir de 1707, cuando el escritor francés Alain-René Lesage, conocido por sus apropiaciones y expolios de clásicos castellanos, lanza al nercado Le diable boiteux. Esta recreación o imitación es la que llega a Inglaterra traducida al inglés, logrando inmediatamente un enorme éxito, tanto en sus versiones en prosa como ensus adaptaciones teatrales. A lo largo del sigo XVIII y hasta bien entrado el XIX proliferan las ediciones de The Devil Upon Two Sticks o The Devil Upon Crutches, que con estos dos títulos se conoció la historia del diablillo cojitranco. Como continuación a Le diable boiteux de Lesage, William Combe escribió Devil on Two Sticks in England, en seis volúmenes (1790-91). 

Posiblemente Dickens leyó la historia del cojuelo a través de la edición londinense de Knight y Lacey de 1824, con ilustraciones de Cruikshank, dibujante que también había trabajado en varias obras de Dickens. Lo que vale la pena señalar es que si Dickens introduce con gran naturalidad la cita de don Cleofás en La tienda de antigüedades, es porque el personaje y la historia eran bien conocidos por el común de los lectores. Por cierto, la primera traducción al inglés de la obra original de Vélez de Guevara, The Limping Devil, no apareció hasta 2018, en traducción de Robert Rudder e Ignacio López Calvo.        

  

Comentarios

  1. Quiero leerlo. Conozco vagamente la existencia del diablo cojuelo, pero no he leído a Vélez de Guevara. Voy a pedir una prórroga de vida (en cuanto sepa a quién hay que dirigir la instancia y dónde hay que presentarla).

    ResponderEliminar
  2. "El diablo cojuelo" es un relato fantástico con gracia y a la vez con crítica. Una mezcla muy imitada posteriormente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.