Ir al contenido principal

"Auteurs-maison"


 

En Los papeles de Herralde. Una historia de Anagrama 1968-2000 (Editorial Anagrama, 2021) de Jordi Gracia (ed.), se incluye, entre una amplia selección de la correspondencia de Jorge Herralde, una carta fechada e1 3 de abril de 1988 en la que se menciona mi nombre. Es esta:    

 

Querido Ramón:

       Lamento decirte que me resulta imposible publicar tu libro, que he leído y me ha parecido de gran interés y muy bien escrito.

       El problema reside en que, en estas últimas semanas, he tenido que hacer un drástico frenazo de contrataciones, ya que la cosa se disparaba en proporción geométrica (tengo más de 100 títulos para el 89 y 90). Así, he tenido que renunciar a seguir con la obra de "auteurs-maison" como Raúl Núñez, Jesús Garay y Jorge Ordaz, por ejemplo, que en circunstancias distintas hubiera publicado.

       Estoy absolutamente convencido de que no tendrás dificultades en publicarlo en otra editorial con menos agobios, ya que la calidad del texto es indiscutible.

       Abrazos. 


En efecto, unos meses antes había yo enviado a Anagrama, en vistas a su posible publicación en la colección Narrativas Hispánicas, una copia mecanoscrita de mi segunda novela Las confesiones de un bibliófago. (La primera, Prima donna, se había publicado en 1986, tras quedar finalista del Premio Herralde de novela el año anterior). La contestación definitiva me llegó en una carta con fecha de 18 de marzo de 1988. Acompañaba a la carta de rechazo, firmada por Enrique Murillo (por aquel entonces "lector de preferencia" de la editorial, Gracia dixit); una fotocopia de un informe, muy negativo, de otro lector de la editorial; y una tarjeta en la que Herralde había escrito las siguientes palabras: 

 

"Creéme Jorge que lamento no poder editar tu libro pero estabámos ya tan desbordados que hemos tenido que echar el freno. Sin embargo, por mi parte no descarto publicar otras cosas tuyas en el futuro. Por otra parte creo que tu Bibliófago tiene suficiente calidad como para que no tengas problemas en publicarlo en otra editorial con menos agobios de programación. Cordialmente. Jorge."

 

En su momento la decisión de Anagrama de no publicar mi novela fue un mazazo considerable. Afortunadamente, al cabo de unos meses me recuperé del mismo cuando recibí un telegrama de Felicidad Orquín, de Espasa Calpe, por el que me confirmaba con entusiasmo la próxima publicación de Las confesiones de un bibliófago, la cual habría de salir en 1989 inaugurando una nueva colección (Calpe Narrativas).

Aunque mi paso por la entonces llamada escudería de Anagrama fue más breve de lo deseado, siempre le he estado agradecido a Jordi Herralde por haber confiado en mí cuando yo era un escritor en ciernes prácticamente desconocido. Larga vida, pues, a Anagrama y a su creador. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV