Ir al contenido principal

Muerte de Zarmaros


 

Vivir significa experimentar pérdidas. La pregunta de qué es lo que nos espera debe ser casi tan antigua como la humanidad misma, pero el hecho de que esté ligada de forma inquietante e ineludible al futuro hace que se escape de toda previsión y que, por tanto, el momento y las circunstancias de la muerte sean un misterio. ¿Quién no ha deseado alguna vez desligarse del agridulce sufrimiento que nos provoca no conocer el futuro y poder anticipar el impulso fatal y las desgracias que nos esperan, a fin de evitar el destino ineludible? (...).

Augusto recibió una legación india en la isla de Samos, entre los obsequios que le trajeron no solo había un tigre y un muchacho sin brazos que había aprendido a utilizar los pies como si fuesen manos, sino también un hombre llamado Zarmaros, de la casta de los brahmanes, que tenía la intención de poner fin a su vida precisamente porque había transcurrido tal como él deseaba. Para asegurarse que a aquellas alturas no le pasase nada inesperado, cuando llegó a Atenas se lanzó al fuego desnudo y ungido de aceite, sin parar de reir, y se quemó vivo, sin duda entre terribles dolores. Aquella puesta en escena de la muerte que él mismo había escogido le hizo entrar en los anales de la historia, aunque solo fuese como una anécdota curiosa recogida en la Historia romana de Dion Casio, originalmente compuesta por ochenta volúmenes, que casualmente han llegado hasta nuestros días. Al fin y al cabo, solo aquello que consigue sobrevivir queda para la posteridad.

(Judith Schalansky, Inventari de coses perdudes. Més Llibres, 2020. Traducción al castellano a partir de la catalana de Maria Bosom).  

Comentarios

  1. Interesant llibre, no es poden oblidar les coses viscudes, petons

    ResponderEliminar
  2. Gràcies per la recomenació del llibre.

    ResponderEliminar
  3. pánico a una muerte ridícula13/4/21, 16:23

    Zarmaros se tomó al pie de la letra aquello de "es mejor arder, que apagarse lentamente".

    ResponderEliminar
  4. Lo que más me llama la atención es que mientras ardía ¡no paraba de reírse!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli