Ir al contenido principal

Blanco, rosa y rojo.

 


   Llegamos al diván, y cuando me disponía a soltarla sobre él ella se aferró a mi cuello y sugirió:

   -Aquí no, Harry. En mi dormitorio rosa.

   -¿En tu qué ?

   -Mi dormitorio. Es todo rosa y blanco.

   -¿Y dónde está ese Edén?

   -Ahí... al otro lado del diván... esa puerta blanca.

   Caminé como en sueños, con ella en brazos. Imaginé una gran cama blanca y rosa, y ella tendida en el centro. Me entraron unas prisas endiabladas por llegar. Abrí casi a puntapiés. Ella musitó:

   -La luz... a tu izquierda.

   Tanteé la pared, encendí la luz y di un paso al frente.

   Sólo que me detuve en seco.

   Realmente, el dormitorio era rosa y blanco.

   Pero también era rojo.

   ¡Cristo!

   La sangre es roja, y había sangre por todas partes, y algo parecido a un cuerpo humano esparcido por toda la cama.

 

(Burton Hare, Dorada sombra de muerte. Bruguera, 1978).

 

Comentarios

  1. Jarra de agua fría para Harry. De la ilusión por el cuerpo a la desilusión por el cadáver. El viejo estilo, la novela Sangría. Pero bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, el dibujo de la portada es espectacular. La maciza enorme. El protagonista como un muñeco a su lado. El dibujante tenía sus preferencias.

      Eliminar
    2. El título lo dice todo: "Dorada sombra de muerte". A ver quién lo supera.

      Eliminar
  2. Qué es esta loca escena que no entiendo ni puedo descifrar?
    Qué es esta loca escena que no puedo resolver de ninguna manera?
    Cuantos muertos o vivos?
    Denle amor a Harry; necesita amor, esa es la verdad.(Y quién no).

    ResponderEliminar
  3. Antes el detective-narrador Narry había dicho: "Su cuerpo se adaptó al mío. Y cuando digo se adaptó quiero decir eso excactamente"... " Todo lo que llevaba encima eran sus cabellos dorados"... Y entonces cuando él está a punto de explotar y se la lleva a la alcoba... se encuentra en la cama con un cadáver destrozado a cuchilladas. Ya es mala suerte. Pero esto es tan solo el comienzo de la historia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)