Ir al contenido principal

Una historia de la literatura (V)



Extractos (comentados) de Historia de la Literatura por Edelvives (1958):

ANATOLE FRANCE. "En su novela el Jardín de Epicuro llega a decir que es preciso no pensar en nada para no sentir el trágico absurdo de la vida. ¡Lo que llega a decirse cuando no brilla en el alma el sol de la fe!".
(Por supuesto, todas sus obras estaban en el Índice).

MOSÉN JACINTO VERDAGUER. De su poema épico La Atlántida, "el mejor de todo el siglo XIX en España", dice: "En él canta el hundimiento de la Atlántida, legendario continente del que solo queda el Teide... y que parece decirnos: la Atlántida estuvo aquí".
(Esto de que un volcán de las islas Canarias fuera el único resto del continente perdido de la Atlántida excitó poderosamente mi imaginación durante algún tiempo. Hasta que empecé a saber algo, no mucho, de geología).       

BENITO PÉREZ GALDÓS. "En 1912 quedó completamente ciego. Sus últimos años  fueron de grandes apuros económicos. Una suscripción abierta en su favor, no tuvo gran éxito. Fue lástima que una vida tan laboriosa como la suya, pero falta de vigor moral, acabase tan poco felizmente cuando contaba setenta y cinco años. El sectarismo cerril de Galdós deslumbró a no pocas de sus creaciones".
(Otra muestra en la que el autor o autores del manual parecen regodearse en las desgracias de un escritor cuando este escritor no es de su agrado).

PÍO BAROJA. "En algunas de sus obras hace poco honor a su nombre".
(Admitamos, desde su perspectiva, que era fácil caer en este juego de palabras).

ANTONIO MACHADO. "Es uno de los poetas de más hondo lirismo de la poesía contemporánea". Sobre su vida se dice: "En 1936 la guerra le sorprende en Madrid, de donde con su madre, enfermos ambos, después de penosa odisea, van a Francia, y allí muere, en 1939".
(Es de reconocer que en estas palabras hay un cierto tono conmiserativo que contrasta con otros más severos cuando no despiadados, como hemos visto. Me imagino que el redactor que se encargó de Machado no es el mismo que el se encargó de Galdós).

(Continuará) 

Comentarios

  1. Impresionante esta serie, Jorge. A principios de los 60, cuando llegué yo, todavía se respiraba algo de eso, pero en seguida vino el aggiornamento...

    ResponderEliminar
  2. Exacto eran los estertores del nacionalcatolicismo más ortodoxo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta