Ir al contenido principal

Una historia de la literatura (III)




Extractos (comentados) de Historia de la Literatura por Edelvives (1958):

GUILLERMO SHAKESPEARE. "Tuvo fama de mal estudiante".
(Un consuelo para los malos estudiantes y un acicate para los buenos).

P. JUAN DE MARIANA. "Obra que promovió fuerte polémica en su tiempo es De Rege et regis institutione, escrita en latín. En ella formula su autor la pregunta: ¿Es lícito matar al tirano?, a la que el historiador contesta afirmativamente, según las circunstancias".
(Me pregunto con qué finalidad puso Edelvives esta cita de Mariana. ¿Iba con segundas? ¿Había un mensaje oculto? Nunca lo supe. Como estaba en "letra pequeña" no tuvimos que estudiarla, por lo que nos quedamos con las ganas de saber en qué circunstancias se podía matar al tirano. Y, además,  ¿qué era exactamente un tirano?)      
 
VICENTE ESPINEL. "Tuvo fama de buen guitarrista... Murió de mal de gota en Madrid".
(Se agradecían estos detalles sobre la vida de los clásicos. Los humanizaban y nos ayudaban a memorizarlos. ¿Vicente Espinel? ¡Ah, sí!, el guitarrista gotoso...).

MIGUEL DE CERVANTES. Al autor de El Quijote, "la obra más popular de las letras castellanas", se le dedican nada menos que nueve páginas, un capítulo entero.
(Como para no darse cuenta de que Cervantes era muy, pero que muy, importante y seguro que en el examen "caía" algo sobre él).

GABRIEL ÁLVAREZ DE TOLEDO. "Escribió el poema burlesco La Burromaquia y algunos romances y silvas".  
(Saco a colación este autor sevillano (1662-1714) para que se vea hasta qué punto el manual buceaba en oscuros y olvidados autores. Dudo que haya hoy en día un estudiante de filología española -no me atrevo a decir profesor- que sepa algo más sobre Álvarez de Toledo de lo que decía mi libro de texto. Por cierto, recuerdo que lo de "burromaquia" dio lugar a un comentario jocoso por parte de nuestro profesor ("burromaquia es lo que veo todos los días en esta clase"). Como es natural, fue muy reído por toda el aula). 

P. JUAN FRANCISCO MASDEU. Autor de la Historia crítica de España y de la cultura española, "escrita con un criterio poco crédulo por parte de su autor, que llega a dudar de la existencia del Cid por no parecerle suficientemente comprobada".
(De donde se deduce que hasta un jesuita podía ser un incrédulo, aunque solo fuera porque dudara de la existencia del Cid Campeador).

NICOLÁS FERNÁNDEZ DE MORATÍN. "Fundó la tertulia de la Fonda de San Sebastián, frecuentada por ingenios tan notables como Cadalso, Iriarte, Ayala y otros, muchos de ellos contagiados de afrancesamiento".
(O sea que uno podía contagiarse de afrancesamiento como se contagiaba de catarro o de gripe).

MONTESQUIEU. "Las Cartas persas abundan en chistes y descripciones nada ejemplares. (Fueron puestas en el Índice).
(A partir del siglo XVIII empiezan a proliferar los escritores cuyas obras son puestas en el Índice. No hace falta que se diga que se trata del Índice de Libros Prohibidos por la Iglesia). 

VOLTAIRE. "Como estilista, es de justicia reconocer en él a uno de los más elegantes de las letras francesas. El estilo volteriano es claro, límpido, rápido y natural." Pero, ojo, también: "En cuanto a sus ideas, no merece ninguna alabanza... Pontífice de la incredulidad... Su influjo, por desgracia, fue enorme".
(O sea, una de cal y muchas de arena. Voltaire es una de las indiscutibles "bestias negras" que salen en el libro).

HORACIO WALPOLE. "Amén de un drama interesante: El castillo de Otranto, escribió una colección de cuentos terroristas."
(Dejando a un lado que El castillo de Otranto no es un drama sino una novela, obsérvese el cambio de significado con el tiempo de la palabra "terrorista").

(Continuará)  



Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.