Ir al contenido principal

Una historia de la literatura (III)




Extractos (comentados) de Historia de la Literatura por Edelvives (1958):

GUILLERMO SHAKESPEARE. "Tuvo fama de mal estudiante".
(Un consuelo para los malos estudiantes y un acicate para los buenos).

P. JUAN DE MARIANA. "Obra que promovió fuerte polémica en su tiempo es De Rege et regis institutione, escrita en latín. En ella formula su autor la pregunta: ¿Es lícito matar al tirano?, a la que el historiador contesta afirmativamente, según las circunstancias".
(Me pregunto con qué finalidad puso Edelvives esta cita de Mariana. ¿Iba con segundas? ¿Había un mensaje oculto? Nunca lo supe. Como estaba en "letra pequeña" no tuvimos que estudiarla, por lo que nos quedamos con las ganas de saber en qué circunstancias se podía matar al tirano. Y, además,  ¿qué era exactamente un tirano?)      
 
VICENTE ESPINEL. "Tuvo fama de buen guitarrista... Murió de mal de gota en Madrid".
(Se agradecían estos detalles sobre la vida de los clásicos. Los humanizaban y nos ayudaban a memorizarlos. ¿Vicente Espinel? ¡Ah, sí!, el guitarrista gotoso...).

MIGUEL DE CERVANTES. Al autor de El Quijote, "la obra más popular de las letras castellanas", se le dedican nada menos que nueve páginas, un capítulo entero.
(Como para no darse cuenta de que Cervantes era muy, pero que muy, importante y seguro que en el examen "caía" algo sobre él).

GABRIEL ÁLVAREZ DE TOLEDO. "Escribió el poema burlesco La Burromaquia y algunos romances y silvas".  
(Saco a colación este autor sevillano (1662-1714) para que se vea hasta qué punto el manual buceaba en oscuros y olvidados autores. Dudo que haya hoy en día un estudiante de filología española -no me atrevo a decir profesor- que sepa algo más sobre Álvarez de Toledo de lo que decía mi libro de texto. Por cierto, recuerdo que lo de "burromaquia" dio lugar a un comentario jocoso por parte de nuestro profesor ("burromaquia es lo que veo todos los días en esta clase"). Como es natural, fue muy reído por toda el aula). 

P. JUAN FRANCISCO MASDEU. Autor de la Historia crítica de España y de la cultura española, "escrita con un criterio poco crédulo por parte de su autor, que llega a dudar de la existencia del Cid por no parecerle suficientemente comprobada".
(De donde se deduce que hasta un jesuita podía ser un incrédulo, aunque solo fuera porque dudara de la existencia del Cid Campeador).

NICOLÁS FERNÁNDEZ DE MORATÍN. "Fundó la tertulia de la Fonda de San Sebastián, frecuentada por ingenios tan notables como Cadalso, Iriarte, Ayala y otros, muchos de ellos contagiados de afrancesamiento".
(O sea que uno podía contagiarse de afrancesamiento como se contagiaba de catarro o de gripe).

MONTESQUIEU. "Las Cartas persas abundan en chistes y descripciones nada ejemplares. (Fueron puestas en el Índice).
(A partir del siglo XVIII empiezan a proliferar los escritores cuyas obras son puestas en el Índice. No hace falta que se diga que se trata del Índice de Libros Prohibidos por la Iglesia). 

VOLTAIRE. "Como estilista, es de justicia reconocer en él a uno de los más elegantes de las letras francesas. El estilo volteriano es claro, límpido, rápido y natural." Pero, ojo, también: "En cuanto a sus ideas, no merece ninguna alabanza... Pontífice de la incredulidad... Su influjo, por desgracia, fue enorme".
(O sea, una de cal y muchas de arena. Voltaire es una de las indiscutibles "bestias negras" que salen en el libro).

HORACIO WALPOLE. "Amén de un drama interesante: El castillo de Otranto, escribió una colección de cuentos terroristas."
(Dejando a un lado que El castillo de Otranto no es un drama sino una novela, obsérvese el cambio de significado con el tiempo de la palabra "terrorista").

(Continuará)  



Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV