Ir al contenido principal

Esto no estaba en mi libro de bibliofilia

Veo que una librería anticuaria madrileña, que ofrece sus productos por internet, incorpora junto a los datos bibliográficos de sus libros la siguiente aclaración:

AVISO CORONAVIRUS: ADEMÁS DE LOS PROTOCOLOS DE SEGURIDAD LLEVADOS A CABO POR LAS EMPRESAS DE TRANSPORTE, ESTAMOS VAPORIZANDO TODOS NUESTROS LIBROS CON UNA SOLUCIÓN DE AGUA Y LEJÍA ANTES DE EMPAQUETARLOS.

De modo que los libros comprados en esta librería llegan a su destino, en principio, limpios de virus. Ahora bien, si compro en otra librería que no anuncie estas u otras medidas similares, ¿quiere esto decir que cuando me llegue el libro que he comprado deberé ponerlo, por precaución, en cuarentena? ¿Tendré que aislarlo en un sitio apartado e higienizado de la casa, antes de que dicho ejemplar pase a una estantería junto con otros libros sin riesgo a contagio?
De esto nada dijeron los antiguos bibliófilos. Ni tampoco los modernos. Esto es cosa nueva y no augurada.  

Comentarios

  1. Los libros siempre han sido sospechosos de inocular trastornos a sus lectores. En El Quijote, sin ir más lejos, hicieron una buena hoguera.

    ResponderEliminar
  2. Y también contagian ideas... contra las que no hay vacunas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…