Ir al contenido principal

Susana March



A los treinta años del fallecimiento de la escritora Susana March (1915-1990) la editorial Torremozas ha tenido el acierto de publicar una nueva edición (la anterior es de 1995) de El viento, uno de los poemarios más relevantes y característicos de la poeta barcelonesa.
Susana March pertenece al grupo de poetas que alcanzaron la madurez en torno a los años 50, aunque empezó a escribir y publicar poemas en los años treinta. Otros poemarios suyos son: Ardiente voz (1948), que sitúa a la autora en un lugar prominente en el panorama poético español; Polvo en la tierra (1949), accésit al premio de poesía Boscán; La tristeza (1953), accésit al premio Adonais; y Esta mujer que soy (1959), uno de sus libros más maduros. También escribió cuentos y novelas, una de las cuales, Nina (1949), fue finalista del premio de novela Ciudad de Barcelona. En colaboración con su marido, Ricardo Fernández de la Reguera, emprendió en 1963 para la editorial Planeta la escritura de doce novelas en la estela de Galdós, bajo el epígrafe de Episodios nacionales contemporáneos.
En 1951 Manuel Arce publica El viento en su colección santanderina La Isla de los Ratones. Para Susana Cavallo, autora de la introducción que acompaña la presente edición, "el viento es un símbolo temporal que encarna la veloz carrera de la vida..., desde la infancia a la vejez, y a la muerte". Como muestra del depurado hacer poético de Susana March he aquí el poema titulado "Oscuro amor":

Oscuro amor... Tu muerte es ya mi muerte.
Más allá de este mar, ¿qué extraña orilla
cobijará mi náufraga tristeza?
Me evadiré del viento
que transita mi sangre,
sacudiré mis lágrimas
como las largas crines de un caballo salvaje.
Quiero partir contigo, 
sin mí, por los senderos
extraños y remotos
por donde vas a ciegas, tropezando.
Te seguiré sin lástima y sin gloria,
mendiga de unos ojos, 
de una voz, de una mano cercenada
en el umbral del sueño...

Te seguiré hasta allí donde tu acabas
para acabar contigo.

       

Comentarios

  1. Quin poema més maco i trist també...

    ResponderEliminar
  2. Tiene noche, sombra y acero.

    https://imagoestinaqua.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Esto es lo que tiene la buena poesía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…