Ir al contenido principal

Fernando Morán




Jorge Ordaz, Francisco Garcia Pérez y Fernando Morán en la presentación de La Perla del Oriente
en el Club Prensa Asturiana (Oviedo, 1-4-1993). (Foto: La Nueva España).


Tras el reciente fallecimiento de Fernando Morán López los medios de comunicación han hecho énfasis, como es natural, en su prominente trayectoria diplomática y política como senador, ex ministro, eurodiputado, embajador, etc. Pero hay una faceta que apenas ha sido resaltada (salvo excepciones, como la de Tino Pertierra en el diario La Nueva España): su labor como escritor y, en particular, como novelista.
Fernando Morán, nacido en Avilés en 1926, publicó a lo largo de cinco décadas un gran número de ensayos sobre diversos temas (literatura, historia, política exterior, etc.) y en los últimos años se dedicó con preferencia a la recopilación de recuerdos y memorias. Sin embargo, su irrupción en el campo de la narrativa de ficción data de 1958 con su primera novela También se muere el mar..., publicada en Argentina por la editorial Losada, a causa de los problemas de censura en España. La obra se inscribe en el marco del realismo social de la época y, en palabras de María Elvira Muñiz, se trata de "una novela testimonial de la generación de la posguerra que, víctima en su infancia del odio de los mayores, busca la reconciliación en un mundo nuevo". Luego publicaría El profeta (Seix Barral, 19ó1), más innovadora tanto temática como técnicamente, y el libro de narraciones Joe Giménez, promotor de ideas (Seix Barral, 1964), Todos estos libros fueron reeditados en la década de los ochenta. Relatos cortos, ambientados muchos de ellos en escenarios africanos, y con indudable trasfondo político, forman el volumen El día en que... (Alfaguara, 1997). (No deja de ser curioso que dos de sus títulos acaben en puntos suspensivos. Es como un rasgo de carácter del autor asturiano, posiblemente ligado al ejercicio de la diplomacia: insinuar más que explicitar; callar antes que errar).
El 1 de abril de 1993 tuvo lugar en Oviedo, en el Club Prensa Asturiana, la presentación de mi novela La Perla del Oriente, que había quedado finalista del Premio Nadal de aquel año. La asociación Tribuna Ciudadana, que colaboraba en la organización del acto, le había pedido a Fernando Morán si quería ser su presentador, junto con Francisco García Pérez, a la sazón coordinador del suplemento "Cultura" de La Nueva España. Fue un honor para mí que aceptara el encargo. Morán, que era todo un caballero, tuvo palabras elogiosas para mi novela, lo que en su momento le agradecí enormemente, y le he seguido agradeciendo desde entonces. Descanse en paz.

Comentarios

  1. Tenés un blog muy interesante
    me gustado encontrarte
    Escribes muy bien abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por seguirme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV