Ir al contenido principal

El Taal

Estos días están saliendo en los medios de comunicación espectaculares imágenes de la erupción del volcán Taal en Filipinas. El Taal es un estratovolcán activo que se sitúa dentro del lago del mismo nombre (antiguamente llamado Bombón), en la provinvia de Batangas, isla de Luzón.


Erupción del volcán de Taal (enero de 2020)

El Taal es uno de los volcanes más potencialmente mortíferos de Filipinas. Sus erupciones a lo largo de la historia reciente (a partir del siglo XVI) no son muy numerosas (alrededor de una treintena), pero su fuerza destructiva ha sido en ocasiones devastadora, con pueblos enteros asolados y miles de víctimas mortales. Entre las más violentas se cuentan las de 1754 (relatada por el agustino P. Bencuchillo), 1911 y 1965. Las erupciones suelen ser de tipo freatomagmático, con eyección de cenizas y clastos.

En el Taal (noviembre de1998)

En 1998, durante mi estancia en Filipinas, tuve la oportunidad de hacer una excursión a dicho volcán, entonces aparentemente "dormido", acompañado de un guía local. El cráter era un lago de aguas gris azuladas extremadamente tóxicas. En sus laderas, formadas por acumulaciones de tefra, se observaban pequeñas fumarolas humeantes. El aire olía a azufre y el silencio era absoluto, casi ominoso.

Cráter del volcán Taal (noviembre de 1998)

Me fijé que por encima de las aguas del cráter asomaba un peñasco volcánico. Era una isla dentro de un lago en una isla dentro de un lago en una isla en el mar.
Como curiosidad mencionaré que Francisco Mas y Otzet, abogado que desempeñó cargos administrativos en la entonces colonia española, publicó un poema titulado El volcán de Taal (Madrid, 1885), del que entresaco estos versos:

De lo grandioso que vieron
Nadie da idea bastante;
Pues de aquel lago humeante
Niebla, orillas, olas, tinte,
Ni pintor hay que lo pinte 
Ni poeta que lo cante.




Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)