Ir al contenido principal

Pequeña historia de un quinto premio

En 1967 escribí mi primer cuento, "De cuando Molinejos estuvo en Tomelloso", ambientado en tierras castellanas y protagonizado por un dómine de rasgos picarescos. El relato bebía de fuentes fácilmente identificables y estaba escrito en un lenguaje barroco que era el que solía usar por aquel entonces. Al año siguiente decidí probar suerte y enviarlo al II Concurso de Cuentos de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León.
Hubo suerte. A principios de noviembre recibí una carta certificada en la que se me comunicaba la concesión del quinto premio (aquel año se dieron seis). El premio llevaba aparejada una dotación económica de 3.000 pesetas. El jurado estaba constituido por el Javier Martín Artajo (por parte del Patronato de la Obra Cultural), Dámaso Santos, Emilio Salcedo, Antonio Pereira y Victoriano Crémer.  El ganador fue Alfonso Martínez-Mena y el segundo premio se lo llevó Carlos Murciano. Otros galardonados fueron Antonio Gamoneda, Pedro A. Benavides y Luis Leicea.
Cobré el cheque y aguardé ilusionado la publicación de un volumen con la selección de cuentos premiados, de acuerdo con las bases del concurso. En abril de 1969 recibí los ejemplares. El envío iba acompañado de un saluda formal del Presidente del Patronato:




Y, efectivamente, mi cuento no aparecía por ningún lado. En el texto se pasaba, sin explicación alguna, del cuarto al sexto premio. En una de las solapas figuraba el listado de autores incluidos, pero mi nombre había sido tachado. Tampoco se hacía mención del acta del fallo del concurso.




Me quedé de piedra. La verdad es que nunca imaginé que la "censura" se cebara en mi cuento hasta el punto de suprimirlo del todo. Pero "alguien" debió pensar lo contrario.  
Tras el disgusto vino la reacción. Opté por enviar otro de mis cuentos al mismo certamen. Lo que pasó se ha descrito en la entrada anterior.

P.S. No hubo un tercer envío. Dejé de concursar y me centré en la escritura de Diabolicón. Una vez terminado lo guardé en un archivador. Poco después, por motivos de trabajo, me trasladé a Oviedo. Volví a escribir, sin prisas, unos pocos relatos más. Finalmente decidí autopublicar una selección de seis de ellos, incluyendo los dos cuentos premiados en León. Se tituló Celebración de la impostura (Artes Gráficas Grossi, Oviedo, 1980). También fue mi primer libro, y el que habría de inaugurar otra etapa literaria).                       

Comentarios

  1. Muy curiosa historia. Esta tarde echaré mano a mi ejemplar de la Celebración de la impostura para releerlo. Tengo curiosidad por conocer tus "pecadillos" de juventud (al menos así los consideró la censura, hasta el extremo de tacharte el nombre). ¡Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Todavía guardas un ejemplar de mi "Celebración"! Pues allí, entre otros "pecadillos" literarios, está el relato eliminado. Si te animas a leerlo comprobarás los extremos de ridiculez a los que llegaba la censura por aquellos días. En fin...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.