Ir al contenido principal

Pequeña historia de un quinto premio

En 1967 escribí mi primer cuento, "De cuando Molinejos estuvo en Tomelloso", ambientado en tierras castellanas y protagonizado por un dómine de rasgos picarescos. El relato bebía de fuentes fácilmente identificables y estaba escrito en un lenguaje barroco que era el que solía usar por aquel entonces. Al año siguiente decidí probar suerte y enviarlo al II Concurso de Cuentos de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León.
Hubo suerte. A principios de noviembre recibí una carta certificada en la que se me comunicaba la concesión del quinto premio (aquel año se dieron seis). El premio llevaba aparejada una dotación económica de 3.000 pesetas. El jurado estaba constituido por el Javier Martín Artajo (por parte del Patronato de la Obra Cultural), Dámaso Santos, Emilio Salcedo, Antonio Pereira y Victoriano Crémer.  El ganador fue Alfonso Martínez-Mena y el segundo premio se lo llevó Carlos Murciano. Otros galardonados fueron Antonio Gamoneda, Pedro A. Benavides y Luis Leicea.
Cobré el cheque y aguardé ilusionado la publicación de un volumen con la selección de cuentos premiados, de acuerdo con las bases del concurso. En abril de 1969 recibí los ejemplares. El envío iba acompañado de un saluda formal del Presidente del Patronato:




Y, efectivamente, mi cuento no aparecía por ningún lado. En el texto se pasaba, sin explicación alguna, del cuarto al sexto premio. En una de las solapas figuraba el listado de autores incluidos, pero mi nombre había sido tachado. Tampoco se hacía mención del acta del fallo del concurso.




Me quedé de piedra. La verdad es que nunca imaginé que la "censura" se cebara en mi cuento hasta el punto de suprimirlo del todo. Pero "alguien" debió pensar lo contrario.  
Tras el disgusto vino la reacción. Opté por enviar otro de mis cuentos al mismo certamen. Lo que pasó se ha descrito en la entrada anterior.

P.S. No hubo un tercer envío. Dejé de concursar y me centré en la escritura de Diabolicón. Una vez terminado lo guardé en un archivador. Poco después, por motivos de trabajo, me trasladé a Oviedo. Volví a escribir, sin prisas, unos pocos relatos más. Finalmente decidí autopublicar una selección de seis de ellos, incluyendo los dos cuentos premiados en León. Se tituló Celebración de la impostura (Artes Gráficas Grossi, Oviedo, 1980). También fue mi primer libro, y el que habría de inaugurar otra etapa literaria).                       

Comentarios

  1. Muy curiosa historia. Esta tarde echaré mano a mi ejemplar de la Celebración de la impostura para releerlo. Tengo curiosidad por conocer tus "pecadillos" de juventud (al menos así los consideró la censura, hasta el extremo de tacharte el nombre). ¡Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Todavía guardas un ejemplar de mi "Celebración"! Pues allí, entre otros "pecadillos" literarios, está el relato eliminado. Si te animas a leerlo comprobarás los extremos de ridiculez a los que llegaba la censura por aquellos días. En fin...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…