Ir al contenido principal

La bárbara pierna blanca de Ahab

En Moby Dick el capitán Ahab tarda en salir a escena. Encerrado en su camarote desde que partiera el Pequod, se hace por fin visible a la tripulación cuando el ballenero lleva ya varios días navegando. En el capítulo 28 ("Ahab") Ismael ve por primera vez al elusivo capitán, de pie, en el alcázar, y nos da una primera descripción de sus rasgos físicos. A continuación, remarca "Tan poderosamente me afectaba el sombrío aspecto de Ahab y la lívida marca que lo marcaba (se refiere a la cicatriz que surcaba su mejilla), que durante los primeros momentos apenas noté que no poco de su dominante aire lúgubre se debía a la bárbara pierna blanca sobre la que se mantenía parcialmente de pie. Me habían contado previamente que esta pierna de marfil había sido realizada en el mar con el hueso pulido de la mandíbula de un cachalote". 
Setenta y ocho capítulos después ("La pierna de Ahab") se nos informa de que poco antes de que el Pequod zarpara del puerto de Nantucket, habían encontrado una noche al capitán tumbado boca abajo, en el suelo, sin sentido: "Por alguna casualidad desconocida, y al parecer inexplicable e inimaginable, su pierna de marfil se desplazó del sitio tan violentamente, que le golpeó a modo de estaca y le perforó la ingle. Y fue con dificultad extrema cómo la dolorosísima herida se curó completamente". 
Ahora bien, que yo recuerde (aunque puede que me equivoque) nada se nos dice en el libro de cuál era la pierna de Ahab con la ebúrnea prótesis. ¿Era la derecha o la izquierda? Si nos remitimos a los ilustradores que han recreado gráficamente la novela de Melville, tampoco salimos de dudas; pues unos optan por la pierna derecha (p. ej. el clásico Anton Otto Fischer) mientras que otros se inclinan por la izquierda (p. ej. el rompedor Rockwell Kent).

Ilustración de Anton Otto Fischer
Ilustración de Rockwell Kent

La opción de Kent es la que se siguió en la versión cinematográfica dirigida por John Huston (Moby Dick, 1956); en la que Ahab, interpretado por Gregory Peck, exhibía su pierna de hueso en la extremidad izquierda.


Gregory Peck como capitán Ahab

Desde entonces, la potencia visual del cine ha contribuído sin duda a fijar el físico del capitán Ahab en el imaginario del lector de Moby Dick y de sus ilustradores; aunque con notables excepciones como la del dibujante José Ramón Sánchez, que le asigna la pierna derecha como postiza.


Ilustración de José Ramón Sánchez
En cualquier caso, Melville, tan preciso a la hora de describir los más insignificantes pormenores  anatómicos de un cetáceo, se olvida (¿a propósito?) de precisar qué pierna del protagonista de la novela era la amputada. Pero no hay que olvidar que la historia nos la cuenta Ismael, y que Ismael tal vez no se acordase... o no quisiera acordarse.          


Comentarios

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …