Ir al contenido principal

La bárbara pierna blanca de Ahab

En Moby Dick el capitán Ahab tarda en salir a escena. Encerrado en su camarote desde que partiera el Pequod, se hace por fin visible a la tripulación cuando el ballenero lleva ya varios días navegando. En el capítulo 28 ("Ahab") Ismael ve por primera vez al elusivo capitán, de pie, en el alcázar, y nos da una primera descripción de sus rasgos físicos. A continuación, remarca "Tan poderosamente me afectaba el sombrío aspecto de Ahab y la lívida marca que lo marcaba (se refiere a la cicatriz que surcaba su mejilla), que durante los primeros momentos apenas noté que no poco de su dominante aire lúgubre se debía a la bárbara pierna blanca sobre la que se mantenía parcialmente de pie. Me habían contado previamente que esta pierna de marfil había sido realizada en el mar con el hueso pulido de la mandíbula de un cachalote". 
Setenta y ocho capítulos después ("La pierna de Ahab") se nos informa de que poco antes de que el Pequod zarpara del puerto de Nantucket, habían encontrado una noche al capitán tumbado boca abajo, en el suelo, sin sentido: "Por alguna casualidad desconocida, y al parecer inexplicable e inimaginable, su pierna de marfil se desplazó del sitio tan violentamente, que le golpeó a modo de estaca y le perforó la ingle. Y fue con dificultad extrema cómo la dolorosísima herida se curó completamente". 
Ahora bien, que yo recuerde (aunque puede que me equivoque) nada se nos dice en el libro de cuál era la pierna de Ahab con la ebúrnea prótesis. ¿Era la derecha o la izquierda? Si nos remitimos a los ilustradores que han recreado gráficamente la novela de Melville, tampoco salimos de dudas; pues unos optan por la pierna derecha (p. ej. el clásico Anton Otto Fischer) mientras que otros se inclinan por la izquierda (p. ej. el rompedor Rockwell Kent).

Ilustración de Anton Otto Fischer
Ilustración de Rockwell Kent

La opción de Kent es la que se siguió en la versión cinematográfica dirigida por John Huston (Moby Dick, 1956); en la que Ahab, interpretado por Gregory Peck, exhibía su pierna de hueso en la extremidad izquierda.


Gregory Peck como capitán Ahab

Desde entonces, la potencia visual del cine ha contribuído sin duda a fijar el físico del capitán Ahab en el imaginario del lector de Moby Dick y de sus ilustradores; aunque con notables excepciones como la del dibujante José Ramón Sánchez, que le asigna la pierna derecha como postiza.


Ilustración de José Ramón Sánchez
En cualquier caso, Melville, tan preciso a la hora de describir los más insignificantes pormenores  anatómicos de un cetáceo, se olvida (¿a propósito?) de precisar qué pierna del protagonista de la novela era la amputada. Pero no hay que olvidar que la historia nos la cuenta Ismael, y que Ismael tal vez no se acordase... o no quisiera acordarse.          


Comentarios

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat