Ir al contenido principal

Cultura y felicidad

Joan Estelrich (1896-1958)


La Revista fue una publicación cultural catalana fundada en 1914, de periodicidad irregular (quincenal, trimestral, semianual o anual, según épocas), que mantuvo a lo largo de su existencia y hasta mediados de los años treinta un nivel ciertamente notable. De orientación ideológica variada, sus contenidos incluían el ensayo, la poesía, la narrativa e incluso el teatro.
Así, el número correspondiente a julio-diciembre de 1928 consta de 118 páginas sin ilustraciones, y advierte haber sido "presentado a la censura gubernativa" (como era obligado en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera). Se abre con unas "Moralitats d'octubre", del católico y conservador  Ramon Rucabado y termina con "El art català actual relacionat amb el més recent de la jove intel.ligència", per un Salvador Dalí que entonces solo contaba veinticuatro años. (Dicho artículo es la transcripción de la conferencia dada por el joven pintor en el Salón de Otoño de 1928. Dalí comienza así de categórico: "El arte catalán actual en su generalidad, se mueve dentro de tendencias históricamente anacrónicas. Por tanto, dentro de un estado de espíritu putrefacto"). Otros colaboradores de este número de La Revista son López-Picó, Josep Lleonart, Pompeu Crehuet, Miquel Llor, Alfons Maseras... A destacar las traducciones al catalán de un fragmento de La conscienza di Zeno, del recientemente fallecido Italo Svevo, por Millàs-Raurell; de poemas de Leopardi y Verlaine por Ricard Permanyer; y el de la pieza teatral en un acto El desconfiado prodigioso, de Max Aub, por Agustí Esclasans.
Pero tal vez uno de los textos de mayor enjundia sea "Reflexions sobre la cultura", de Joan Estelrich. En él podemos leer afirmaciones como las siguientes (traduzco):
"No creáis que la mayor cultura os dará mayor felicidad. Es preciso destruir esta ilusión si alguien la tuviese. A mayor grado de cultura, mayor capacidad de gozo, pero también mayor capacidad de dolor. La cultura os hará más ávidos, más nobles, más conscientes, más hábiles, tal vez más valientes (...) No busquéis felicidad por los caminos de la cultura. Alejaos de ella, si quereis bienestar. Si algunos permanecemos en estas vías es porque la felicidad, entendida como bienestar beatífico, no nos interesa. El más alto júbilo es el del dolor de crear o de la abnegación de darse en acciones desinteresadas. Recordad el emblema hanseático: navegar es necesario; vivir no es necesario. Yo diría también: luchar y trabajar es necesario, aunque solo fuese para consolarnos de vivir; ser feliz no es necesario".

Comentarios

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …