Ir al contenido principal

Cultura y felicidad

Joan Estelrich (1896-1958)


La Revista fue una publicación cultural catalana fundada en 1914, de periodicidad irregular (quincenal, trimestral, semianual o anual, según épocas), que mantuvo a lo largo de su existencia y hasta mediados de los años treinta un nivel ciertamente notable. De orientación ideológica variada, sus contenidos incluían el ensayo, la poesía, la narrativa e incluso el teatro.
Así, el número correspondiente a julio-diciembre de 1928 consta de 118 páginas sin ilustraciones, y advierte haber sido "presentado a la censura gubernativa" (como era obligado en tiempos de la dictadura de Primo de Rivera). Se abre con unas "Moralitats d'octubre", del católico y conservador  Ramon Rucabado y termina con "El art català actual relacionat amb el més recent de la jove intel.ligència", per un Salvador Dalí que entonces solo contaba veinticuatro años. (Dicho artículo es la transcripción de la conferencia dada por el joven pintor en el Salón de Otoño de 1928. Dalí comienza así de categórico: "El arte catalán actual en su generalidad, se mueve dentro de tendencias históricamente anacrónicas. Por tanto, dentro de un estado de espíritu putrefacto"). Otros colaboradores de este número de La Revista son López-Picó, Josep Lleonart, Pompeu Crehuet, Miquel Llor, Alfons Maseras... A destacar las traducciones al catalán de un fragmento de La conscienza di Zeno, del recientemente fallecido Italo Svevo, por Millàs-Raurell; de poemas de Leopardi y Verlaine por Ricard Permanyer; y el de la pieza teatral en un acto El desconfiado prodigioso, de Max Aub, por Agustí Esclasans.
Pero tal vez uno de los textos de mayor enjundia sea "Reflexions sobre la cultura", de Joan Estelrich. En él podemos leer afirmaciones como las siguientes (traduzco):
"No creáis que la mayor cultura os dará mayor felicidad. Es preciso destruir esta ilusión si alguien la tuviese. A mayor grado de cultura, mayor capacidad de gozo, pero también mayor capacidad de dolor. La cultura os hará más ávidos, más nobles, más conscientes, más hábiles, tal vez más valientes (...) No busquéis felicidad por los caminos de la cultura. Alejaos de ella, si quereis bienestar. Si algunos permanecemos en estas vías es porque la felicidad, entendida como bienestar beatífico, no nos interesa. El más alto júbilo es el del dolor de crear o de la abnegación de darse en acciones desinteresadas. Recordad el emblema hanseático: navegar es necesario; vivir no es necesario. Yo diría también: luchar y trabajar es necesario, aunque solo fuese para consolarnos de vivir; ser feliz no es necesario".

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…