Ir al contenido principal

Orden público y turismo



En 1908 se fundó en Barcelona la Sociedad de Atracción de Forasteros. El objetivo de esta entidad semipública era el fomento y promoción del turismo de la capital catalana y, por extensión, de Cataluña. Su primer presidente fue Domènec Sanllehy, a la sazón alcalde de Barcelona. Dos años después salía Barcelona Atracción, revista mensual y órgano de difusión de la S.A.F. (Sindicat d'Initiative).
El número 299 corresponde al mes de mayo de 1936. Entre sus contenidos, además de los obligados anuncios, notas sobre la vida cultural y la crónica de eventos, destaca un interesante artículo sobre Igor Stravinsky, "un gran propagandista de Barcelona". En dicho artículo su autor, el crítico musical y director de escena Rafael Moragas, se hace eco del reciente paso por Barcelona del famoso compositor ruso (la segunda visita, pues ya había estado en 1924), con motivo de dirigir un concierto en el Gran Teatre del Liceu en el que se interpretó la "Sinfonía de los Salmos".
Llama la atención, asismismo, en el apartado "Notas de turismo y de la Sociedad de Atracción de Forasteros", la inclusión de un comentario editorial bajo el epígrafe El turismo y el orden público. En él se dice entre otras cosas:
"Sin orden público no hay turismo. El turista huye del desorden. No le interesan los pleitos ajenos cuando alteran la paz en la vía pública, y cuando aquélla se altera, nada hay seguro. El trato general que recibe el turista cuando las circunstancias de una población son anormales es en absoluto diferente al que recibe cuando la paz y el orden imperan. Un nerviosismo especial lo invade todo. Los que conocemos el turismo sabemos el año 1936 que esperaba a España; hubiera sido espléndido; muchas circunstancias lo favorecían en alto grado. No creemos exgerar afirmando que se ha perdido para nuestra economía una fuente de ingresos realmente extraordinaria. Y no es esto solo; con estas perturbaciones, se pierde crédito, prestigio, fama y aún más: aquella general alegría y satisfacción en el ambiente que tanto agrada y atrae al turista (...) No dudamos que el poder público y todos los españoles están firmemente convencidos de todo esto y que para evitar la continuación de esta anomalía, el patriotismo nos inducirá a todos a contribuir a la paz y al orden con el esfuerzo que sea necesario."
Pero no fue así. Apenas dos meses después estallaba la guerra y con ella desaparecía Barcelona Atracción.    

Comentarios

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …