Ir al contenido principal

Orden público y turismo



En 1908 se fundó en Barcelona la Sociedad de Atracción de Forasteros. El objetivo de esta entidad semipública era el fomento y promoción del turismo de la capital catalana y, por extensión, de Cataluña. Su primer presidente fue Domènec Sanllehy, a la sazón alcalde de Barcelona. Dos años después salía Barcelona Atracción, revista mensual y órgano de difusión de la S.A.F. (Sindicat d'Initiative).
El número 299 corresponde al mes de mayo de 1936. Entre sus contenidos, además de los obligados anuncios, notas sobre la vida cultural y la crónica de eventos, destaca un interesante artículo sobre Igor Stravinsky, "un gran propagandista de Barcelona". En dicho artículo su autor, el crítico musical y director de escena Rafael Moragas, se hace eco del reciente paso por Barcelona del famoso compositor ruso (la segunda visita, pues ya había estado en 1924), con motivo de dirigir un concierto en el Gran Teatre del Liceu en el que se interpretó la "Sinfonía de los Salmos".
Llama la atención, asismismo, en el apartado "Notas de turismo y de la Sociedad de Atracción de Forasteros", la inclusión de un comentario editorial bajo el epígrafe El turismo y el orden público. En él se dice entre otras cosas:
"Sin orden público no hay turismo. El turista huye del desorden. No le interesan los pleitos ajenos cuando alteran la paz en la vía pública, y cuando aquélla se altera, nada hay seguro. El trato general que recibe el turista cuando las circunstancias de una población son anormales es en absoluto diferente al que recibe cuando la paz y el orden imperan. Un nerviosismo especial lo invade todo. Los que conocemos el turismo sabemos el año 1936 que esperaba a España; hubiera sido espléndido; muchas circunstancias lo favorecían en alto grado. No creemos exgerar afirmando que se ha perdido para nuestra economía una fuente de ingresos realmente extraordinaria. Y no es esto solo; con estas perturbaciones, se pierde crédito, prestigio, fama y aún más: aquella general alegría y satisfacción en el ambiente que tanto agrada y atrae al turista (...) No dudamos que el poder público y todos los españoles están firmemente convencidos de todo esto y que para evitar la continuación de esta anomalía, el patriotismo nos inducirá a todos a contribuir a la paz y al orden con el esfuerzo que sea necesario."
Pero no fue así. Apenas dos meses después estallaba la guerra y con ella desaparecía Barcelona Atracción.    

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…