Ir al contenido principal

Libros en llamas



El 29 de abril de 1986 hubo un incendio en Los Ángeles. Nada de particular si no fuera por la magnitud del incendio y el edificio que ardió: la Biblioteca Central. De este suceso trata el libro de Susan Orlean La biblioteca en llamas (Planeta, 2019. Traducción de Juan Trejo), una absorbente mezcla de reportaje, ensayo e incluso relato de misterio (¿quién provocó el incendio y por qué?).
Cuatrocientos mil libros fueron devorados por el fuego a lo largo de las siete horas que duró el incendio; y setecientos mil más se vieron dañados por el humo, por el agua empleada en su extinción, o por ambos. Como escribe Orlean, "fue la mayor pérdida de una biblioteca pública en la historia de los Estados Unidos." A pesar de ello, ningún periódico cubrió la noticia al día siguiente porque al otro lado del mundo, en Chernóbil, estaba ocurriendo el mayor accidente nuclear producido hasta la fecha.
El libro de Susan Orlean es más que una detallada crónica de un suceso concreto, es también un libro sobre los libros, la lectura y las bibliotecas públicas en general, sus usuarios y sus bibliotecarias (así, en femenino, pues tradicional y mayoritariamente han sido mujeres quienes se han dedicado a esta labor profesionalmente. Recordemos, a título de ejemplo, la creación en 1915 de la Escuela Superior de Bibliotecarias de Barcelona, fundada por Eugenio D'Ors).

Notas marginales.
1. El título original en inglés del libro de Susan Orlean es The Library Book. Sin embargo, para la edición española se ha preferido un título más "llamativo", pero casi idéntico a otro, Biblioteca en llamas (Editorial Renacimiento, 2016), de Juan Bonilla, con la confusión correspondiente (por no decir aprovechamiento).    
2. Tras la lectura de La biblioteca en llamas se me ocurrió consultar a través de Internet el actual catálogo de la Biblioteca Pública de Los Ángeles, por si en él figuraba algún libro de mi autoría (curiosidad no exenta de vanidad, lo reconozco). Para mi sorpresa comprobé que disponen de un ejemplar de Prima donna, ubicado en el Departamento de Lenguas Internacionales de la Central. Y ahora me asalta una duda. Mi primera novela fue publicada por la editorial Anagrama, si mal no recuerdo, a primeros de 1986. El incendio de la biblioteca tuvo lugar el 29 de abril de aquel año. ¿Este ejemplar de Los Ángeles estaba ya en algún estante antes del incendio, o es uno de los que se repusieron con posterioridad al mismo? Orlean nos dice que, en cuanto volvió a funcionar la biblioteca, se adquirieron muchos de los libros que se habían quemado. No lo sé. En cualquier caso prefiero dejar volar mi imaginación y pensar que el ejemplar en cuestión se salvó del fuego. En este caso, como apunta Orlean para los libros que se salvaron de la quema, es posible que sus hojas todavía huelan a humo. 

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…