Ir al contenido principal

Libros en llamas



El 29 de abril de 1986 hubo un incendio en Los Ángeles. Nada de particular si no fuera por la magnitud del incendio y el edificio que ardió: la Biblioteca Central. De este suceso trata el libro de Susan Orlean La biblioteca en llamas (Planeta, 2019. Traducción de Juan Trejo), una absorbente mezcla de reportaje, ensayo e incluso relato de misterio (¿quién provocó el incendio y por qué?).
Cuatrocientos mil libros fueron devorados por el fuego a lo largo de las siete horas que duró el incendio; y setecientos mil más se vieron dañados por el humo, por el agua empleada en su extinción, o por ambos. Como escribe Orlean, "fue la mayor pérdida de una biblioteca pública en la historia de los Estados Unidos." A pesar de ello, ningún periódico cubrió la noticia al día siguiente porque al otro lado del mundo, en Chernóbil, estaba ocurriendo el mayor accidente nuclear producido hasta la fecha.
El libro de Susan Orlean es más que una detallada crónica de un suceso concreto, es también un libro sobre los libros, la lectura y las bibliotecas públicas en general, sus usuarios y sus bibliotecarias (así, en femenino, pues tradicional y mayoritariamente han sido mujeres quienes se han dedicado a esta labor profesionalmente. Recordemos, a título de ejemplo, la creación en 1915 de la Escuela Superior de Bibliotecarias de Barcelona, fundada por Eugenio D'Ors).

Notas marginales.
1. El título original en inglés del libro de Susan Orlean es The Library Book. Sin embargo, para la edición española se ha preferido un título más "llamativo", pero casi idéntico a otro, Biblioteca en llamas (Editorial Renacimiento, 2016), de Juan Bonilla, con la confusión correspondiente (por no decir aprovechamiento).    
2. Tras la lectura de La biblioteca en llamas se me ocurrió consultar a través de Internet el actual catálogo de la Biblioteca Pública de Los Ángeles, por si en él figuraba algún libro de mi autoría (curiosidad no exenta de vanidad, lo reconozco). Para mi sorpresa comprobé que disponen de un ejemplar de Prima donna, ubicado en el Departamento de Lenguas Internacionales de la Central. Y ahora me asalta una duda. Mi primera novela fue publicada por la editorial Anagrama, si mal no recuerdo, a primeros de 1986. El incendio de la biblioteca tuvo lugar el 29 de abril de aquel año. ¿Este ejemplar de Los Ángeles estaba ya en algún estante antes del incendio, o es uno de los que se repusieron con posterioridad al mismo? Orlean nos dice que, en cuanto volvió a funcionar la biblioteca, se adquirieron muchos de los libros que se habían quemado. No lo sé. En cualquier caso prefiero dejar volar mi imaginación y pensar que el ejemplar en cuestión se salvó del fuego. En este caso, como apunta Orlean para los libros que se salvaron de la quema, es posible que sus hojas todavía huelan a humo. 

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…