Ir al contenido principal

La electrónica en su cerebro

Hace un par de meses leyendo el blog Bereshit, de Enric H. March (imprescindible para todos los interesados en la grande y pequeña historia de Barcelona), hallé una referencia a la Escuela Radio Maymó, empresa fundada en Barcelona por Fernando Maymó Gomis en 1931 y cuya sede estaba en la calle Pelayo, nº 3. Casualmente, hace unos días, encontré en la librería Don Quijote de Oviedo un folleto en el que se ofrecía todo tipo de información y detalles acerca de dicha Escuela y su famoso  Curso de Radio por correo.



 
Al éxito por la práctica, que así se titula el folleto, lleva una portada futurista impactante. Fue "Editado e impreso totalmente en los Talleres Gráficos de Escuela Radio Maymó", consta de 40 páginas a color y, aunque no aparece fecha de publicación, es presumiblemente de finales de los años cincuenta.
Como se señala en el folleto el plan de estudios del Curso de Radio constaba de 40 grupos de lecciones (teóricas y prácticas) y 8 equipos de materiales, con los que el alumno podría fabricarse un "magnífico y moderno receptor Superheterodino de 5 lámparas, con altavoz electrodinámico de 6 pulgadas, ondas normal y corta, de gran alcance, pureza y selectividad". El importe del curso se efectuaba en 40 pagos de sesenta pesetas. Al final el alumno recibía un diploma de Radiotécnico.
Entre las páginas del folleto había una hoja suelta 

  

que cuando se desplegaba se convertía en un seductor anuncio



El mencionado curso incluía también el estudio de "las dos aplicaciones más importantes de la Radio", el cine sonoro y la televisión, "que está invadiendo el mundo a pasos agigantados".
Como aseguraba D. Fernando Maymó: "Confíe en nosotros y haremos de Ud. un hombre de porvenir".  

Comentarios

  1. Muchas gracias por la mención Jorge. Para los niños y adolescentes barceloneses de aquellos años, Radio Maymó era una ventana a la ciencia ficción. Cuando descubrí que el señor Maymó era además mago, el futuro que anunciaba en su escuela se volvió mágico. Probablemente, esa magia dejó el gérmen que fecundó mi interés por el ocio popular en la Barcelona del siglo XIX y principios del XX. Y en ello sigo trabajando y puedo anunciarte que para el año que viene se publicará mi historia de las barracas de feria en Barcelona, desde el siglo XVIII hasta la guerra civil. Un mundo apasionante y desconocido que estoy seguro que te gustará. ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Sí, es verdad, se me olvidó mencionar en el post lo de Maymó "mago". Desde luego su visión del futuro tiene algo de mágica. Estaré al tanto cuando se publique tu libro sobre las barracas de feria en Barcelona. Estoy seguro de que será fascinante y me va a encantar.
    Te dejo mi correo electrónico por si quieres contactar conmigo: ordazg@hotmail.com
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…