Ir al contenido principal

Una lágrima sobre el mar


Starbuck con un mosquete frente a la cabina de Ahab.
 (Ilustración de Anton Otto Fischer en Moby Dick, The John C. Winston Company, Phliladelphia, 1931).

El capítulo 134 de Moby Dyck, titulado "La sinfonía", Ahab, en una clara mañana de un azul acerado, resuelto a no ceder en su incansable persecución de la ballena blanca y con los ojos "brillando como carbones en las cenizas de la ruina", pasa por un momento de duda. Cruza lentamente la cubierta desde su portillo, se asoma por la borda y observa cómo su sombra en el agua se hunde más y más ante su mirada cuanto más intenta penetrar en ella. Un viento suave acaricia su rostro nudoso y arrugado. Y es entonces cuando, debajo de su sombrero flexible, Ahab derrama una lágrima sobre el mar. Solo una. Y añade Melville: " Ningún sitio en todo el Pacífico contenía tanta riqueza como esa diminuta gota."
Entra en escena Starbuck. Ahab le confiesa sus tribulaciones. Le habla de tantos años pasados en el mar, lejos de su casa, de su mujer, de su hijo. Está cansado y se siente viejo, muy viejo. Le pide que se acerque: "Acercaos más a mí, Starbuck. Dejadme ver dentro de una mirada humana." Y el fiel oficial aprovecha la rara confidencia de Ahab para persuadirle de que abandone el alocado empeño de su cacería:
"-¡Oh, mi capitán!, ¡mi capitán! ¡Alma noble! ¡Viejo de gran corazón, después de todo! Por qué alguien debería dar caza a ese odiado pez! ¡Venid conmigo! ¡Huyamos de estas mortales aguas! ¡Vayamos a casa! Mujer e hijo también son los de Starbuck..."  
Oh, mi capitán, mi capitán... ¿Les suena de algo? ¿Whitman, tal vez? Es plausible que el gran poeta americano rememorase esta salutación a la hora de comenzar su poema en homenaje a Abraham Lincoln tras su asesinato en 1865. Esto era catorce años después de la publicación de Moby Dick, cuando ya nadie recordaba ni la novela ni su autor.      

      

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?