Ir al contenido principal

Dominica in albis



Hace unos días, hallé entre las páginas de Aventuras de Dick Turpin ("Colección Historias" de editorial Bruguera), que alguien debió regalarme por el Día del Libro de 1957, una curiosa hoja volandera. Se trata de La Fiesta Santificada, una especie de hoja parroquial de cuatro páginas, editada por los padres claretianos o Misioneros del Corazón de María de Barcelona. La hoja en cuestión es la número 1725, y corresponde al 28 de abril de 1957, Segundo Domingo de Pascua o de la Octava, es decir, la Dominica in albis.
Como se explica en la entradilla: "En ese día se quitaba a los recién bautizados la vestidura blanca que les había sido impuesta al recibir el Bautismo el Sábado Santo. La vestidura blanca del Bautismo significa la gracia que en él se nos infunde. ¿Cuántos cristianos se acuerdan de la gracia y la conservan?"
La Fiesta santificada constaba de varias secciones fijas ("La Voz del Episcopado", "Estudiemos a Jesucristo", El Santo Evangelio", "Mesa Revuelta"...), pero una de las más leídas era sin duda el "Consultorio Moral", que firmaba "Viejo Amigo", y que no solía tener desperdicio. Veamos un par de consultas formuladas en el citado número:

Pregunta.- ¿Qué piensa usted de las relaciones hoy en boga entre los y las jóvenes?
Respuesta.- Pienso que son la mayor plaga que hoy día se abate sobre la familia y sobre la sociedad entera; y que lleva trazas de acabar de raíz con el hogar cristiano.
Pregunta.-¿Cómo explica usted tantas desavenencias y disgustos entre matrimonios jóvenes?
Respuesta.- Las explico por las relaciones prematuras y largas que precedieron al enlace. Empezaron por no saberse respetar; continuaron con toda suerte de confianzas, y terminaron sin ilusiones por la vida matrimonial. Luego basta cualquier pretexto para reñir y vivir amargados.

Por cierto, hoy, 28 de abril de 2019, es Dominica in albis, como también lo fue en 1957.

Comentarios

  1. Curioso, como también lo es el hecho de que "in albis" se han quedado ayer domingo alguno que otro personaje (o personajillo) de la política. Supongo que pura coincidencia.

    ResponderEliminar
  2. Según dicen de aquí viene la expresión popular "in albis". Ciertamente ejemplos clamorosos de lo cual tuvimos anteayer. Pura coincidencia, claro...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta