Ir al contenido principal

Dominica in albis



Hace unos días, hallé entre las páginas de Aventuras de Dick Turpin ("Colección Historias" de editorial Bruguera), que alguien debió regalarme por el Día del Libro de 1957, una curiosa hoja volandera. Se trata de La Fiesta Santificada, una especie de hoja parroquial de cuatro páginas, editada por los padres claretianos o Misioneros del Corazón de María de Barcelona. La hoja en cuestión es la número 1725, y corresponde al 28 de abril de 1957, Segundo Domingo de Pascua o de la Octava, es decir, la Dominica in albis.
Como se explica en la entradilla: "En ese día se quitaba a los recién bautizados la vestidura blanca que les había sido impuesta al recibir el Bautismo el Sábado Santo. La vestidura blanca del Bautismo significa la gracia que en él se nos infunde. ¿Cuántos cristianos se acuerdan de la gracia y la conservan?"
La Fiesta santificada constaba de varias secciones fijas ("La Voz del Episcopado", "Estudiemos a Jesucristo", El Santo Evangelio", "Mesa Revuelta"...), pero una de las más leídas era sin duda el "Consultorio Moral", que firmaba "Viejo Amigo", y que no solía tener desperdicio. Veamos un par de consultas formuladas en el citado número:

Pregunta.- ¿Qué piensa usted de las relaciones hoy en boga entre los y las jóvenes?
Respuesta.- Pienso que son la mayor plaga que hoy día se abate sobre la familia y sobre la sociedad entera; y que lleva trazas de acabar de raíz con el hogar cristiano.
Pregunta.-¿Cómo explica usted tantas desavenencias y disgustos entre matrimonios jóvenes?
Respuesta.- Las explico por las relaciones prematuras y largas que precedieron al enlace. Empezaron por no saberse respetar; continuaron con toda suerte de confianzas, y terminaron sin ilusiones por la vida matrimonial. Luego basta cualquier pretexto para reñir y vivir amargados.

Por cierto, hoy, 28 de abril de 2019, es Dominica in albis, como también lo fue en 1957.

Comentarios

  1. Curioso, como también lo es el hecho de que "in albis" se han quedado ayer domingo alguno que otro personaje (o personajillo) de la política. Supongo que pura coincidencia.

    ResponderEliminar
  2. Según dicen de aquí viene la expresión popular "in albis". Ciertamente ejemplos clamorosos de lo cual tuvimos anteayer. Pura coincidencia, claro...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…