Ir al contenido principal

Stone Lady

Florence Bascom (1867-1945), con sus brújulas..

En la Tabla Periódica de las Científicas, ideada por la ingeniera química asturiana Teresa Valdés-Solís, la "elementa" Ba corresponde a Bascom.
Florence Bascom fue la segunda mujer en recibir un doctorado en geología en Estados Unidos (la primera fue Mary Emilie Holmes, 1850-1906). Estudió, no sin problemas y reticencias, en las universidades de Wisconsin y Johns Hopkins, teniendo como profesores a Charles Van Hise y Roland Irving. Está considerada como una de las "geólogas pioneras" más destacadas. Fue la primera mujer en ser contratada por el Servicio Geológico de Estados Unidos, y la primera en formar parte del consejo de la Sociedad Geológica de América.
Durante años enseñó en el Bryn Mawr College y creó en 1901 el Departamento de Geología, de donde salieron varias generaciones de geólogos y geólogas que con el tiempo ocuparon señalados cargos institucionales. (Por cierto, la primera doctora en ciencias en obtener una cátedra universitaria en una disciplina geológica -Paleontología- fue Asunción Linares, en 1961 en la universidad de Granada; la segunda fue Carmina Virgili, catedrática de Estratigrafía de la universidad de Oviedo en 1963.) Florence Bascom se retiró de la docencia en 1928. Los que la conocieron dicen de ella que era una gran maestra, en el aula y en el campo. Adoraba a los perros y a los caballos. Murió, soltera, en 1945. 
Sus especialidades fueron principalmente la petrología y la geología estructural. El trabajo científico por el que se dio a conocer como investigadora en el campo de la geología data de 1896 y está dedicado al estudio de las rocas volcánicas antiguas de South Mountain, Pennsylvania. Otro significativo trabajo suyo fue The Geology of Crystalline Rocks of Cecil County (The Johns Hopkins Press, Baltimore,1902), auspiciado por el Servicio Geológico de Maryland.


Tengo un ejemplar de esta monografía que lleva, en en la parte superior de la cubierta, una dedicatoria autógrafa ("with the compliments of the writer"). Además de su conocimiento del tema y rigor científico, el trabajo muestra una hábil capacidad de descripción y una prosa clara, precisa y con ritmo. Por ejemplo este párrafo:

One half mile northeast of Bay View, boulders of the meta-rhyolite are piled up in picturesque confusion. The stream dashes over the rock in a series of cascades which give charm and wildness to the glen. The spot is known as "Gilpin Rocks" and is a resort for picnic parties.

Parece el comienzo de una novela. Una novela que bien podría titularse Stone Lady. 









































Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.