Ir al contenido principal

Stone Lady

Florence Bascom (1867-1945), con sus brújulas..

En la Tabla Periódica de las Científicas, ideada por la ingeniera química asturiana Teresa Valdés-Solís, la "elementa" Ba corresponde a Bascom.
Florence Bascom fue la segunda mujer en recibir un doctorado en geología en Estados Unidos (la primera fue Mary Emilie Holmes, 1850-1906). Estudió, no sin problemas y reticencias, en las universidades de Wisconsin y Johns Hopkins, teniendo como profesores a Charles Van Hise y Roland Irving. Está considerada como una de las "geólogas pioneras" más destacadas. Fue la primera mujer en ser contratada por el Servicio Geológico de Estados Unidos, y la primera en formar parte del consejo de la Sociedad Geológica de América.
Durante años enseñó en el Bryn Mawr College y creó en 1901 el Departamento de Geología, de donde salieron varias generaciones de geólogos y geólogas que con el tiempo ocuparon señalados cargos institucionales. (Por cierto, la primera doctora en ciencias en obtener una cátedra universitaria en una disciplina geológica -Paleontología- fue Asunción Linares, en 1961 en la universidad de Granada; la segunda fue Carmina Virgili, catedrática de Estratigrafía de la universidad de Oviedo en 1963.) Florence Bascom se retiró de la docencia en 1928. Los que la conocieron dicen de ella que era una gran maestra, en el aula y en el campo. Adoraba a los perros y a los caballos. Murió, soltera, en 1945. 
Sus especialidades fueron principalmente la petrología y la geología estructural. El trabajo científico por el que se dio a conocer como investigadora en el campo de la geología data de 1896 y está dedicado al estudio de las rocas volcánicas antiguas de South Mountain, Pennsylvania. Otro significativo trabajo suyo fue The Geology of Crystalline Rocks of Cecil County (The Johns Hopkins Press, Baltimore,1902), auspiciado por el Servicio Geológico de Maryland.


Tengo un ejemplar de esta monografía que lleva, en en la parte superior de la cubierta, una dedicatoria autógrafa ("with the compliments of the writer"). Además de su conocimiento del tema y rigor científico, el trabajo muestra una hábil capacidad de descripción y una prosa clara, precisa y con ritmo. Por ejemplo este párrafo:

One half mile northeast of Bay View, boulders of the meta-rhyolite are piled up in picturesque confusion. The stream dashes over the rock in a series of cascades which give charm and wildness to the glen. The spot is known as "Gilpin Rocks" and is a resort for picnic parties.

Parece el comienzo de una novela. Una novela que bien podría titularse Stone Lady. 









































Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…