Ir al contenido principal

Stone Lady

Florence Bascom (1867-1945), con sus brújulas..

En la Tabla Periódica de las Científicas, ideada por la ingeniera química asturiana Teresa Valdés-Solís, la "elementa" Ba corresponde a Bascom.
Florence Bascom fue la segunda mujer en recibir un doctorado en geología en Estados Unidos (la primera fue Mary Emilie Holmes, 1850-1906). Estudió, no sin problemas y reticencias, en las universidades de Wisconsin y Johns Hopkins, teniendo como profesores a Charles Van Hise y Roland Irving. Está considerada como una de las "geólogas pioneras" más destacadas. Fue la primera mujer en ser contratada por el Servicio Geológico de Estados Unidos, y la primera en formar parte del consejo de la Sociedad Geológica de América.
Durante años enseñó en el Bryn Mawr College y creó en 1901 el Departamento de Geología, de donde salieron varias generaciones de geólogos y geólogas que con el tiempo ocuparon señalados cargos institucionales. (Por cierto, la primera doctora en ciencias en obtener una cátedra universitaria en una disciplina geológica -Paleontología- fue Asunción Linares, en 1961 en la universidad de Granada; la segunda fue Carmina Virgili, catedrática de Estratigrafía de la universidad de Oviedo en 1963.) Florence Bascom se retiró de la docencia en 1928. Los que la conocieron dicen de ella que era una gran maestra, en el aula y en el campo. Adoraba a los perros y a los caballos. Murió, soltera, en 1945. 
Sus especialidades fueron principalmente la petrología y la geología estructural. El trabajo científico por el que se dio a conocer como investigadora en el campo de la geología data de 1896 y está dedicado al estudio de las rocas volcánicas antiguas de South Mountain, Pennsylvania. Otro significativo trabajo suyo fue The Geology of Crystalline Rocks of Cecil County (The Johns Hopkins Press, Baltimore,1902), auspiciado por el Servicio Geológico de Maryland.


Tengo un ejemplar de esta monografía que lleva, en en la parte superior de la cubierta, una dedicatoria autógrafa ("with the compliments of the writer"). Además de su conocimiento del tema y rigor científico, el trabajo muestra una hábil capacidad de descripción y una prosa clara, precisa y con ritmo. Por ejemplo este párrafo:

One half mile northeast of Bay View, boulders of the meta-rhyolite are piled up in picturesque confusion. The stream dashes over the rock in a series of cascades which give charm and wildness to the glen. The spot is known as "Gilpin Rocks" and is a resort for picnic parties.

Parece el comienzo de una novela. Una novela que bien podría titularse Stone Lady. 









































Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…