Ir al contenido principal

Ismael

Ilustración de Rockwell Kent para Moby Dick.

Uno de los inicios de novela más famosos es el "Llamadme Ismael", de Moby Dick. Sin duda es un gran comienzo: breve, imperativo y contundente. Solo que el libro no empieza así.
Tras su dedicatoria a Nathaniel Hawthorne Moby Dick empieza con un apartado titulado "ETIMOLOGÍA (Proporcionada por un difunto auxiliar tísico de una escuela primaria)", cuya primera frase es: "Ahora le veo, a aquel pálido auxiliar, raído de traje, corazón, cuerpo y cerebro." Este es el verdadero inicio del libro. Luego viene la desmesurada sección de extractos o "CITAS (Proporcionadas por un sub-subbibliotecario)", que ocupa unas veinte páginas y en la que se contabilizan alrededor de ochenta citas. Por fin aparece el Capítulo I, "Vislumbres", y aquí sí encontramos el célebre comienzo: "Call me Ishmael", que en la mayoría de los casos ha sido traducido al castellano como "Llamadme Ismael".
Con menos frecuencia han optado otros traductores por "Llámame Ismael" o Llámenme Ismael", según piensen que el narrador se dirige a un lector en concreto tuteándole, o a los lectores en general tratándoles de usted. Ambas versiones, gramaticalmente correctas, conservan la contundencia y el carácter imperativo del original e incluso reducen aún más la brevedad de la frase original en inglés, pasando de tres a dos palabras (aunque el número de sílabas sea mayor) cuando lo usual en el traslado de uno a otro idioma es lo contrario.
Por eso me resulta cuando menos chocante la opción elegida por Enrique Pezzoni, autor por otro lado de una excelente versión del clásico de Melville: "Pueden ustedes llamarme Ismael". Francamente, prefiero "Llamadme Ismael". Además, así venía la primera vez que leí Moby Dick, en una edición de  Editorial Juventud de mediados de los años cincuenta en la que no figuraba el nombre del traductor, y ya se sabe que las primeras veces suelen dejar su impronta.
Lo que nunca he acabado de saber es si el "narrador" de la historia de Moby Dick se llama Ismael o  prefiere que lo llamemos Ismael. Y otra cosa, ¿quién es realmente Ismael? 

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …