Ir al contenido principal

Ismael

Ilustración de Rockwell Kent para Moby Dick.

Uno de los inicios de novela más famosos es el "Llamadme Ismael", de Moby Dick. Sin duda es un gran comienzo: breve, imperativo y contundente. Solo que el libro no empieza así.
Tras su dedicatoria a Nathaniel Hawthorne Moby Dick empieza con un apartado titulado "ETIMOLOGÍA (Proporcionada por un difunto auxiliar tísico de una escuela primaria)", cuya primera frase es: "Ahora le veo, a aquel pálido auxiliar, raído de traje, corazón, cuerpo y cerebro." Este es el verdadero inicio del libro. Luego viene la desmesurada sección de extractos o "CITAS (Proporcionadas por un sub-subbibliotecario)", que ocupa unas veinte páginas y en la que se contabilizan alrededor de ochenta citas. Por fin aparece el Capítulo I, "Vislumbres", y aquí sí encontramos el célebre comienzo: "Call me Ishmael", que en la mayoría de los casos ha sido traducido al castellano como "Llamadme Ismael".
Con menos frecuencia han optado otros traductores por "Llámame Ismael" o Llámenme Ismael", según piensen que el narrador se dirige a un lector en concreto tuteándole, o a los lectores en general tratándoles de usted. Ambas versiones, gramaticalmente correctas, conservan la contundencia y el carácter imperativo del original e incluso reducen aún más la brevedad de la frase original en inglés, pasando de tres a dos palabras (aunque el número de sílabas sea mayor) cuando lo usual en el traslado de uno a otro idioma es lo contrario.
Por eso me resulta cuando menos chocante la opción elegida por Enrique Pezzoni, autor por otro lado de una excelente versión del clásico de Melville: "Pueden ustedes llamarme Ismael". Francamente, prefiero "Llamadme Ismael". Además, así venía la primera vez que leí Moby Dick, en una edición de  Editorial Juventud de mediados de los años cincuenta en la que no figuraba el nombre del traductor, y ya se sabe que las primeras veces suelen dejar su impronta.
Lo que nunca he acabado de saber es si el "narrador" de la historia de Moby Dick se llama Ismael o  prefiere que lo llamemos Ismael. Y otra cosa, ¿quién es realmente Ismael? 

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.