Ir al contenido principal

Ismael

Ilustración de Rockwell Kent para Moby Dick.

Uno de los inicios de novela más famosos es el "Llamadme Ismael", de Moby Dick. Sin duda es un gran comienzo: breve, imperativo y contundente. Solo que el libro no empieza así.
Tras su dedicatoria a Nathaniel Hawthorne Moby Dick empieza con un apartado titulado "ETIMOLOGÍA (Proporcionada por un difunto auxiliar tísico de una escuela primaria)", cuya primera frase es: "Ahora le veo, a aquel pálido auxiliar, raído de traje, corazón, cuerpo y cerebro." Este es el verdadero inicio del libro. Luego viene la desmesurada sección de extractos o "CITAS (Proporcionadas por un sub-subbibliotecario)", que ocupa unas veinte páginas y en la que se contabilizan alrededor de ochenta citas. Por fin aparece el Capítulo I, "Vislumbres", y aquí sí encontramos el célebre comienzo: "Call me Ishmael", que en la mayoría de los casos ha sido traducido al castellano como "Llamadme Ismael".
Con menos frecuencia han optado otros traductores por "Llámame Ismael" o Llámenme Ismael", según piensen que el narrador se dirige a un lector en concreto tuteándole, o a los lectores en general tratándoles de usted. Ambas versiones, gramaticalmente correctas, conservan la contundencia y el carácter imperativo del original e incluso reducen aún más la brevedad de la frase original en inglés, pasando de tres a dos palabras (aunque el número de sílabas sea mayor) cuando lo usual en el traslado de uno a otro idioma es lo contrario.
Por eso me resulta cuando menos chocante la opción elegida por Enrique Pezzoni, autor por otro lado de una excelente versión del clásico de Melville: "Pueden ustedes llamarme Ismael". Francamente, prefiero "Llamadme Ismael". Además, así venía la primera vez que leí Moby Dick, en una edición de  Editorial Juventud de mediados de los años cincuenta en la que no figuraba el nombre del traductor, y ya se sabe que las primeras veces suelen dejar su impronta.
Lo que nunca he acabado de saber es si el "narrador" de la historia de Moby Dick se llama Ismael o  prefiere que lo llamemos Ismael. Y otra cosa, ¿quién es realmente Ismael? 

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…