Ir al contenido principal

Sorpresiva irrupción del autor


Herman Melville (1819-1891)

Al principio del capítulo 85 de Moby Dick, titulado "La fuente", el narrador se asombra de que durante seis mil años, y quién sabe cuantos millones de siglos, las grandes ballenas hayan estado lanzando sus chorros por todos los mares y rociando de bruma los "jardines de las profundidades", y de que desde hace unos siglos miles de cazadores se hayan acercado a la fuente de la ballena, y que todo esto haya sido así hasta este mismo bendito minuto. Y entonces Melville, que esta redactando en aquel momento la frase, nos especifica exactamente cuándo tiene lugar el "bendito minuto" y escribe entre paréntesis: "(la una y quince minutos y cuarto de la tarde de este día dieciséis de diciembre del año 1850)". Más tarde, cuando se publique la novela se cambiará el año por el de 1851. Pero esto no es lo importante.
Lo realmente importante, y lo que hace de esta frase algo absolutamente insólito y genial, es la manera con la que el autor irrumpe audazmente, sin previo aviso, en medio del relato que se supone nos está contando Ismael. Es como si Melville por un instante abandonase los convencionalismos y buenos modales y apartara de un manotazo al narrador en la ficción para ponerse en su lugar y decir algo así como: "Eh, tú, lector, recuerda que esto lo escribo yo, Herman Melville, el autor." Y de la misma forma repentina y un tanto descortés con la que ha asomado dentro de la frase hace mutis por el foro antes de acabarla: "...y que todavía siga siendo un problema el de si estos chorros son, después de todo, verdaderamente agua o nada más que vapor, es seguramente notable."
De los 135 capítulos de que consta Moby Dick el 85 no es de los más conocidos o celebrados; incluso en algunas ediciones abreviadas (más frecuentes de lo que parece) suele descartarse. En realidad es una más de las muchas divagaciones que jalonan la obra. Pero esta intrusión que roza lo estrafalario seguramente tiene, por lo que atañe al desenvolvimiento de la narrativa moderna, más trascendencia que otros aspectos literarios habitualmente más realzados.
Herman Melville, de quien este año se cumple el bicentenario de su nacimiento, es considerado en la actualidad un grande de la literatura. Un gigante, como la monstruosa ballena blanca que obstinadamente persigue el capitán Ahab. Hace cien años, sin embargo, sus libros eran inencontrables, su nombre se había desvanecido y su reputación flotaba a la deriva como un derrelicto en un océano de oscuridad. Entre las muchas razones por las que hoy en día Melville ocupa la posición cimera que se le negó en el pasado están estos sorprendentes y rompedores detalles. Enormes detalles que, en una lectura apresurada de la novela suelen pasar desapercibidos, pero que dan la medida real de su grandeza y modernidad.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli