Ir al contenido principal

Respeto



-¡Respetar! Nosotros, los españoles de todas clases sociales y por los cuatro puntos cardinales, de nuestra piel de toro, debemos aprender a respetarnos. Respeto quiere decir que se pueden compartir juntas, de manera constructiva, todas las opiniones. Las que predominen deben ser las que dirijan. Entiéndame claro, ya que quiero decir mandar, es decir gobernar, es decir admnistrar con honradez, sin trampas y sin ambiciones personales, que es la única manera de que podamos creernos que se quiere a la patria (...) Mire bien que digo administrar, no politiquear. Hora es ya de que los políticos aprendan a pensar que los demás ya sabemos que lo suyo es una profesión, no un reguero de vanidades, categorías y posiciones, ni un motivo de almacenar prontas riquezas. Ya le he dicho que el mundo dio un tumbo estos años y que no son tan difíciles los problemas de administrar un país como para que no podamos resolverlos bien pronto, aunque sea copiando para ir más deprisa, como lo han hecho mejor los otros, pero haciendo que nos lleven a un fin verdaderamente práctico, progresivo, de auténtica paz, comprensión de unos hacia los otros, porque todos lo queremos, ¿no es así?

(María Dolores Boixadós, Retorno. Editorial España Errante, México, D.F., 1967).   

Comentarios

  1. Madre mía, ojalá los políticos actuales leyesen ese párrafo y, lo que es más importante, lo entendiesen y lo practicasen. Mejor aún, que los políticos de todos los tiempos y a cualquier nivel, llevasen en sus cromosomas impresa esa norma; que esa norma fuese requisito indispensable para dedicarse a esa profesión También a algunas otras, pero en fin.
    Gracias Jordi.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lope. Se entiende que esta novela permanezca aún inédita en España.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …