Ir al contenido principal

El "caso" Boixadós (I)

María Dolores Boixadós

"Mª Dolores es catalana y no puramente de nacimiento, como la triunfadora señorita Laforet, sino catalana auténtica, total, en tal alto grado que hasta es empleada de un importante Banco." Con estas palabras (y me ahorro calificativos) se refería el periodista Julio Sierra a María Dolores Boixadós, en un artículo en el que repasaba a los finalistas del recién fallado premio "Eugenio Nadal" ("Los novelistas de Destino", La Estafeta Literaria, nº 24, 5 de abril de 1945). Dicha joven escritora -contaba veintisiete años- se había presentado al premio con su novela Aguas muertas. No ganó, pero estuvo a punto de hacerlo.
Uno de los objetivos de los promotores del premio era el de propiciar el descubrimiento de jóvenes autores, de nuevos valores, tanto masculinos como femeninos, con la intención de revitalizar el depauperado panorama de la novelística de posguerra. Boixadós había publicado algunos cuentos en la revista Destino y en principio daba el perfil apropiado. Es posible que Ignacio Agustí no solo la animase a presentarse al premio, sino que tal vez le dijera que estaba hecho a su medida. En su libro de memorias Ganas de hablar (1974) Agustí habla de la creación del premio Nadal, cuya idea original se atribuye, pero lamentablemente de este y otros intríngulis que rodearon al mismo en sus inicios no habla nada..
Lo cierto es que ninguno de los dos supuestos "recomendados" para el premio, González Ruano y Boixadós, alcanzaron siquiera la última tanda de votaciones. Además, a diferencia de Martínez Barbeito y Álvarez Blázquez, que enseguida vieron publicadas por la editorial Destino sus respectivas novelas seleccionadas, ni La terraza de los Palau ni Aguas muertas vieron jamás la luz en la mencionada. Cuando menos, resulta curioso. Aguas muertas sería publicada finalmente en 1970 por una pequeña editorial madrileña, Punta Europa. En su día pasó desapercibida y actualmente es inencontrable. En el prólogo a la novela se aclaran ciertos rumores y se dan suculentos detalles de aspectos personales que hablan por sí solos. Merece la pena leerlo.
Menos mal que, en el último minuto, antes de que oficialmente se cerrarse el plazo de admisión de originales al premio, una tal Carmen Laforet presentó su novela. Ganó por sorpresa y la historia literaria dio un giro radical. No obstante, me pregunto, ¿qué habría pasado si en vez de Laforet hubiera ganado la "otra" mujer, Boixadós?    

Comentarios

  1. Genial lo de tan catalana que hasta trabaja en un banco. Ya sabes Jordi eso de que cuando los catalanes dicen bolsa suena como si siempre estuviese llena. Interesante historia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…