Ir al contenido principal

Anotaciones al margen



El ejemplar de Prometeo o la vida de Balzac (1965), de André Maurois, que compré no hace mucho, tiene el interés añadido de unas notas en los márgenes realizadas por un lector de los años setenta. Al parecer, el lector, no identificado, se vio en la necesidad de ir expresando su opinión a  medida que iba leyendo dicha biografía. Curiosamente estas anotaciones no empiezan hasta la página 382 (de las 655 que tiene el libro), por lo que uno se pregunta si antes no le interesó lo que había leído o que a partir de este momento es cuando empezó a formarse una opinión. Sea como fuere, he podido contar nada menos que 78 comentarios de su puño y letra, a bolígrafo, a cual más curioso y chocante. Veamos unos ejemplos:

"qué desagradable es eso"
"me está agobiando con tanto trabajo"
"¿para eso trabajaba tantísimo?" 
"qué bien se lo pasaba"
"qué horror, vivir siempre así"
"me parece un pobre hombre y no me gusta nada su manera de ser y de pensar"
"ya me estoy cansando de Balzac"
"aún no sale de un apuro, ya tiene otro encima"
"¡ahora sales con esas! es lo que pienso yo"
"pero bueno, ¿se casó o no se casó?"
"qué barbaridad, qué cosas le pasaban al pobre Balzac"
"todos los novelistas de esta época se casaban con condesas rusas".
Etc.

Maurois concluye su monumental biografía de esta manera: "Después, habiendo devorado su propio tiempo, murió joven. Pero, ¿quién no quisiera haber sido Balzac? A lo que el anónimo lector responde: "Yo no."
La última anotación, en la última página de la Bibliografía, y a propósito del Balzac de Stefan Zweig, anota: "la tengo que leer, me gustan mucho las biografías de Zweig". Y casi sin solución de continuidad añade: "esta noche vienen los de Fuengirola". ¿Hablaría con ellos de Balzac?




       

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.