Ir al contenido principal

Anotaciones al margen



El ejemplar de Prometeo o la vida de Balzac (1965), de André Maurois, que compré no hace mucho, tiene el interés añadido de unas notas en los márgenes realizadas por un lector de los años setenta. Al parecer, el lector, no identificado, se vio en la necesidad de ir expresando su opinión a  medida que iba leyendo dicha biografía. Curiosamente estas anotaciones no empiezan hasta la página 382 (de las 655 que tiene el libro), por lo que uno se pregunta si antes no le interesó lo que había leído o que a partir de este momento es cuando empezó a formarse una opinión. Sea como fuere, he podido contar nada menos que 78 comentarios de su puño y letra, a bolígrafo, a cual más curioso y chocante. Veamos unos ejemplos:

"qué desagradable es eso"
"me está agobiando con tanto trabajo"
"¿para eso trabajaba tantísimo?" 
"qué bien se lo pasaba"
"qué horror, vivir siempre así"
"me parece un pobre hombre y no me gusta nada su manera de ser y de pensar"
"ya me estoy cansando de Balzac"
"aún no sale de un apuro, ya tiene otro encima"
"¡ahora sales con esas! es lo que pienso yo"
"pero bueno, ¿se casó o no se casó?"
"qué barbaridad, qué cosas le pasaban al pobre Balzac"
"todos los novelistas de esta época se casaban con condesas rusas".
Etc.

Maurois concluye su monumental biografía de esta manera: "Después, habiendo devorado su propio tiempo, murió joven. Pero, ¿quién no quisiera haber sido Balzac? A lo que el anónimo lector responde: "Yo no."
La última anotación, en la última página de la Bibliografía, y a propósito del Balzac de Stefan Zweig, anota: "la tengo que leer, me gustan mucho las biografías de Zweig". Y casi sin solución de continuidad añade: "esta noche vienen los de Fuengirola". ¿Hablaría con ellos de Balzac?




       

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…