Ir al contenido principal

Joyce y sus lectores


Ramón Pérez de Ayala (1880-1962)

El escritor Ramón Pérez de Ayala escribió sobre James Joyce en un artículo titulado "El pregonero de Joyce", contenido en su libro Principios y finales de la novela (Ed. Taurus, Madrid, 1958). A Pérez de Ayala no le gustaba el autor de Ulises, ni tampoco Antonio Marichalar, su "pregonero" en España.  Marichalar había prologado El artista adolescente, en la primera edición de esta obra publicada por Biblioteca Nueva en 1926, y traducida al castellano por Alfonso Donado (pseudónimo de Dámaso Alonso).
Según afirma Pérez de Ayala en dicho artículo, el mayor número de lectores del Ulysses, cuando salió, pertenecía al "género femenino y de clase distinguida". La explicación que da para tal afirmación es que la curiosidad, sobre todo la malsana, "es cualidad consustantiva con la la naturaleza de la mujer, ya desde el paraíso terrenal". En cuanto a que las lectoras del Ulysses (especialmente en Inglaterra) hayan sido señoras distinguidas y ricas se explica, según el autor de Tigre Juan, porque "los ejemplares de este libro costaron un ojo de la cara, debido a que estaba (y está) prohibida su publicación y perseguida severamente su venta por las autoridades inglesas". A eso se le puede llamar argumento peregrino (por no llamarlo de otra forma).     

Comentarios

  1. Recuerdo que lo leí cuando era una joven estudiante ( pobre) y creo que me intoxiqué porque lo acabé en un fin de semana y no he vuelto a leerlo. Me quedó una empanada mental de campeonato. Por ahora sigo sin tener una opinión clara sobre el Ulises y Joyce.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor es empezar con "Dublineses" y luego seguir probando. Pero si ves que su lectura no te compensa, no pasa nada. Hay mucha, y también buena, literatura que explorar y disfrutar ahí afuera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).