Ir al contenido principal

Joyce y sus lectores


Ramón Pérez de Ayala (1880-1962)

El escritor Ramón Pérez de Ayala escribió sobre James Joyce en un artículo titulado "El pregonero de Joyce", contenido en su libro Principios y finales de la novela (Ed. Taurus, Madrid, 1958). A Pérez de Ayala no le gustaba el autor de Ulises, ni tampoco Antonio Marichalar, su "pregonero" en España.  Marichalar había prologado El artista adolescente, en la primera edición de esta obra publicada por Biblioteca Nueva en 1926, y traducida al castellano por Alfonso Donado (pseudónimo de Dámaso Alonso).
Según afirma Pérez de Ayala en dicho artículo, el mayor número de lectores del Ulysses, cuando salió, pertenecía al "género femenino y de clase distinguida". La explicación que da para tal afirmación es que la curiosidad, sobre todo la malsana, "es cualidad consustantiva con la la naturaleza de la mujer, ya desde el paraíso terrenal". En cuanto a que las lectoras del Ulysses (especialmente en Inglaterra) hayan sido señoras distinguidas y ricas se explica, según el autor de Tigre Juan, porque "los ejemplares de este libro costaron un ojo de la cara, debido a que estaba (y está) prohibida su publicación y perseguida severamente su venta por las autoridades inglesas". A eso se le puede llamar argumento peregrino (por no llamarlo de otra forma).     

Comentarios

  1. Recuerdo que lo leí cuando era una joven estudiante ( pobre) y creo que me intoxiqué porque lo acabé en un fin de semana y no he vuelto a leerlo. Me quedó una empanada mental de campeonato. Por ahora sigo sin tener una opinión clara sobre el Ulises y Joyce.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor es empezar con "Dublineses" y luego seguir probando. Pero si ves que su lectura no te compensa, no pasa nada. Hay mucha, y también buena, literatura que explorar y disfrutar ahí afuera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…