Ir al contenido principal

Dandis


Dos de las cosas que suelen caracterizar a los ejemplares de las pequeñas editoriales que han irrumpido recientemente en el mercado editorial son: la particular selección de títulos y la esmerada presentación de los libros. Los bellos y los dandis (2018), de Clare Jerrold, editado por la editorial Wunderkammer, cumple con creces con ambas cualidades. El libro de Jerrold, originalmente publicado en inglés en 1910, ha sido traducido por Miguel Cisneros Perales y lleva un informativo prólogo de Luis Antonio de Villena. Se trata de un viaje fascinante por el mundo de los beaux, dandis, macaronis, etc. que con sus extravagantes estilismos brillaron en los selectos salones londinenses de los siglos XVIII y XIX, marcando el gusto y la moda entre los presumidos de su época. Las vidas y anécdotas de Nash, Brummel y D'Orsay, entre otros, nutren estas deliciosas y entretenidas páginas. Pero si el contenido del libro ya es de por sí atractivo, su edición en la colección en que aparece no lo es menos.
La editorial Wunderkammer, radicada en el pequeño pueblo gerundense de Terrades, tiene como lema de la colección (diseñada por Hermanos Berenguer), "libros ocultos, libros de culto". El libro (de un formato inusual (10 x 21cm) ) ha sido impreso en Norprint (Artesa de Segre), en papel Munken producido por Arctic Print (Suecia). Las cubiertas, de sobrio diseño, se imprimieron manualmente en la imprenta Daví (Vic), en una vieja máquina Minerva, con tipografía móvil Bodoni fundida especialmente por Swamp Press. Como dicen los editores: "Hasta aquí la intercesión humana; que Fortuna lo acompañe de ahora en adelante."


Por si fuera poco, en su interior el lector encontrará una "reproducción de una lámina de Kunstformen der Natur, obra de Ernest Haeckel de la que obtenemos las ilustraciones."
En definitiva: un libro de una elegancia a la altura de los dandis de los que trata (y a un precio más barato que ciertas aparatosas "novedades" de las grandes editoriales). 

Comentarios

  1. ¡Lo quiero! ¡Qué buena pinta! Me gusta apostar por las pequeñas editoriales. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un lujo a precio de ganga. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Delicia de libro, espero tenerlo pronto en mis manos.

    ResponderEliminar
  4. Doncs si crec que aquest llibre igual que el tema que tracta pot ser d'una bellesa i elegància important, i es cert que s'ha de "fomentar" les petites editorials que tant be treballen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…