Ir al contenido principal

Dandis


Dos de las cosas que suelen caracterizar a los ejemplares de las pequeñas editoriales que han irrumpido recientemente en el mercado editorial son: la particular selección de títulos y la esmerada presentación de los libros. Los bellos y los dandis (2018), de Clare Jerrold, editado por la editorial Wunderkammer, cumple con creces con ambas cualidades. El libro de Jerrold, originalmente publicado en inglés en 1910, ha sido traducido por Miguel Cisneros Perales y lleva un informativo prólogo de Luis Antonio de Villena. Se trata de un viaje fascinante por el mundo de los beaux, dandis, macaronis, etc. que con sus extravagantes estilismos brillaron en los selectos salones londinenses de los siglos XVIII y XIX, marcando el gusto y la moda entre los presumidos de su época. Las vidas y anécdotas de Nash, Brummel y D'Orsay, entre otros, nutren estas deliciosas y entretenidas páginas. Pero si el contenido del libro ya es de por sí atractivo, su edición en la colección en que aparece no lo es menos.
La editorial Wunderkammer, radicada en el pequeño pueblo gerundense de Terrades, tiene como lema de la colección (diseñada por Hermanos Berenguer), "libros ocultos, libros de culto". El libro (de un formato inusual (10 x 21cm) ) ha sido impreso en Norprint (Artesa de Segre), en papel Munken producido por Arctic Print (Suecia). Las cubiertas, de sobrio diseño, se imprimieron manualmente en la imprenta Daví (Vic), en una vieja máquina Minerva, con tipografía móvil Bodoni fundida especialmente por Swamp Press. Como dicen los editores: "Hasta aquí la intercesión humana; que Fortuna lo acompañe de ahora en adelante."


Por si fuera poco, en su interior el lector encontrará una "reproducción de una lámina de Kunstformen der Natur, obra de Ernest Haeckel de la que obtenemos las ilustraciones."
En definitiva: un libro de una elegancia a la altura de los dandis de los que trata (y a un precio más barato que ciertas aparatosas "novedades" de las grandes editoriales). 

Comentarios

  1. ¡Lo quiero! ¡Qué buena pinta! Me gusta apostar por las pequeñas editoriales. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un lujo a precio de ganga. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Delicia de libro, espero tenerlo pronto en mis manos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.